Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

El poder de la justicia

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
domingo, 15 de mayo de 2005, 12:14 h (CET)
Hace casi un año que la Sala Civil del Tribunal Supremo, condenó a 11 de los magistrados del Tribunal Constitucional a indemnizar a un demandante de amparo, por no motivar la inadmisión de una demanda ante este alto tribunal. Pendientes del autoamparo en el TC, con cuatro nuevos miembros, vuelve a surgir la polémica.

La sentencia del Constitucional 63/2005, que cambia el criterio establecido en la doctrina del Supremo, los criterios de prescripción de los delitos, es objeto de la confrontación. Emite un comunicado al respecto la Sala de lo Penal del T.S., presidida por Enrique Bacigalupo, criticando esta actuación, así como defendiendo sus competencias para atender los criterios habituales de su doctrina.

Los otros poderes autonómicos, pretenden trocear la justicia en terminales regionales de última instancia. Dicen que los Tribunales Superiores de justicia de las autonomías, tienen pocas funciones, y pueden acercar la justicia al ciudadano.

Las disquisiciones entre altos tribunales, se pretenden multiplicar por 17, y sin derecho al recurso de ámbito nacional. La cercanía de magistrados y poderes, implican presiones interesadas. ¿Cómo puede haber unificación de doctrina, sino se puede recurrir lo que es distinto en las provincias?¿cómo unificaran la interpretación de la ley, si ya discrepan en importantes puntos los dos más altos tribunales?.

El orden y el concierto, pasará, primero por incrementar notablemente los presupuestos, como solicita el pelno del CGPJ. El segundo por incrementar el número de magistrados prometidos por el gobierno, y sobre todo duplicar las plantillas del Supremo. 15.000 casos pendientes en la Sala Civil, no debe ser excusa para una justicia provinciana -anhelo de poder de las taifas-, por lo que un mayor poder resolutivo beneficiará a todos. Deseable por una justicia en España, dentro de Europa, y en beneficio indubitado de los justiciables.

Noticias relacionadas

La Orden del Mérito Civil, recompensa para los embajadores

Se concede por la relevancia de los servicios civiles prestados al Estado español

Santa Bárbara

Todo el mundo se acuerda de Santa Bárbara cuando truena

Desconfianzas y absurdos

La pobreza extrema crece en muchas partes del mundo

¿Juzgamos la rebelión catalana o la unidad de España?

“Seremos tan fuertes como unidos estemos y tan débiles como lo divididos que estemos” J.K. Rowling

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris