Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Disyuntivas   -   Sección:   Opinión

Retornos imposibles

Para bien o para mal, es imposible el retorno completo. Camps, Garzón, Urdangarín o cualquierea de nosotros lo deberemos tener en cuenta
Rafael Pérez Ortolá
viernes, 3 de febrero de 2012, 07:35 h (CET)
Aunque hablamos del eterno retorno de algunas circunstancias, y de eso no hay niguna duda; la realidad nos demuestra que la mayoría de los retornos los intuímos, pero los tenemos vedados. La vuelta a posiciones anteriores nunca recupera en su totalidad las situaciones. El transcurso del tiempo dicta sentencia siempre, con brusquedad o con lentitud. Nos lleva por delante de manera implacable. Bien que lo lamentamos, melancólicos, cuando perdimos sensaciones agradables; o un tanto mohínos, al fallarnos la opción de rectificacación después de los errores cometidos. Quien sabe si la Física del futuro permitirá algún retroceso significativo. En los aparentes regresos, uno vuelve, pero nunca lo hace a un lugar o una situación idénticos; las MODIFICACIONES son la regla en las sucesivas experiencias.

Abundan las anécdotas referidas a las limitaciones humanas. En forma de cuento breve, recojo aquí los inconvenientes de los saltos hacia delante sin pensar en lo que dejamos atrás; veamos:

Ensimismado


Una vez sobrepasado el primer círculo, disfrutó en la esfera del conocimiento. Desde ésta, alcanzó el segundo círculo, logrando el acceso a la esfera de los chismorreos; allí le resultaba entretenido el ejercicio con los rumores.

En la tercera esfera le ocuparon las ensoñaciones y no aparecieron nuevos pasadizos. La frustración le dejó turbado.

Pensó inmediatamente en el retorno para intentar nuevos comienzos, mas las vías de comunicación no permitían el retroceso; sólo funcionaban en un sentido de la marcha.
No le fue posible el regreso.

La tradición oriental nos ofrece diversos ejemplos de poemillas cortos (Juejus, haikus), pero sustanciosos; con su peculiar tono de admonición o sentencia. En uno de ellos, los niños del lugar le preguntan a quien regresa a su tierra natal después de muchos años: “¿De dónde sois?”. Refleja bien una de las limitaciones que comento hoy. Al cabo de múltiples correrías, aquel viajero intenta recuperar las sensaciones en su PUEBLO de ORIGEN, vuelve con el anhelo de recuperaciones agradables, de la percepción del renovado contacto con sus raíces. Aunque, pronto notará lo chocante de la situación, el despego y hasta la crueldad de dicho encuentro. El entorno del pueblo, que pareció una inmensidad, presenta ahora sus verdaderas dimensiones, empequeñecidas con las nuevas visiones; los recuerdos no eran demasiado fieles en cuestión de mediciones. El mismo protagonista del recuerdo cambió muchísimo en el período transcurrido, los años no le perdonaron el deterioro físico y sus pensamientos dieron mucho de sí en ese tiempo. Cambios en el lugar y en las personas. Ni a fuerza de decorados conseguiríamos retrotraernos a las vivencias exactas de antaño; navegamos con una creatividad permanente orientada al futuro.

Quienes renieguen de obras y pensamientos aceptados en ciertas ocasiones previas, tampoco lo tendrán fácil. Estarán ante el duro desafío del imposible retorno. Habrá rectificaciones o nuevos posicionamientos, pero nada volverá a los comienzos. Un terreno especialmente propicio para estas intentonas y las consiguientes frustraciones, está ubicado entre la inteligencia EMOCIONAL; por entre dichos vericuetos, dominamos mal las arrancadas y la carga asume el incremento por aconteceres previos. Las emociones representan un motor importante para la vida participativa, influyen en las tareas y en los resultados obtenidos; su mejor conocimiento repercutirá en el aprendizaje de niños y adultos, en el desempeño de las labores profesionales y en todo el ámbito de las relaciones humanas. Al poco conocimiento contrastado sobre el fondo de este sector de la inteligencia, añadamos otra dificultad intrínseca a sus características, siempre constituyen una novedad y la experiencia no puede dominarlas. A más de uno le hubiera gustado volver a empezar ante alguno de los malos tragos emocionales sufridos. Es un viejo lamento que reaparece inutilmente. ¿Serviría de algo ese segundo o tercer comienzo? Esa es otra cuestión ardua.

En algunas ocasiones resulta magnífico que no se pueda volver atrás. La estupidez también es humana y muy capaz de eliminar verdaderas maravillas; mejor no darle oportunidades. Cuando los grandes creadores aportaron logros importantes en los más variados campos, engruesan el bagaje común para las épocas posteriores. ¡Menos mal! Por fortuna, el muestrario es amplio, adaptable a las inclinaciones y cualidades  individuales. Si nos ceñimos a las manifestaciones ARTÍSTICAS, dispondremos de unos ejemplos perfectos. Capilla Sixtina, Velázquez, van Gogh …, son nombres que hablan por sí mismos. Me quedo ahora con la mirada dirigida al “Peine de los vientos” de Eduardo Chillida, como otra obra señera que nos ilustre. En ella confluye la reciedumbre de los materiales, la comunicación cósmica con la ventolera de los significados, abismos y misterios en el horizonte, que no rehuímos; antes bien, disponemos los sentidos , expectantes de cara a las vibraciones intuídas; sin que olvidemos los anclajes firmes en la tierra y asegurados en lo más hondo de las personas. Una vez expresada la sensibilidad del genial artista vasco, la reverberación conseguida no puede regresar a las escenas iniciales, se superaron; esa es la magia de las creaciones singulares. Disfrutemos del retorno imposible.

Arrastramos desde el principio hasta el final, penalidades y fatigas de amplia gama. La evocación de las vivencias agradables es un simulacro del retorno con múltiples aplicaciones, a la hora de corregir pautas erróneas de comportamiento o como aprendizaje de las conveniencias. Son los condicionantes implicados en el retorno parcial y simulado, ubicados en la MEMORIA. No conviene desdeñar su colaboración positiva, aunque recalco su carácter acomodaticio e inconstante. Nunca reflejará una presencial real e íntegra de los acontecimientos anteriores. Sirve de enlace con la gestación de los hechos actuales, pero no recupera el tiempo perdido. Un recuerdo de la infancia introducirá matices, pero no es alternativa de la experiencia actual.

Descartados todos los retrocesos, recuperaremos el amplio horizonte de las posibilidades. ¿Serán verdaderos los descartes? ¿De qué nos servirán? ¿sabremos aprovecharlos? Las tensiones acogotan, requieren de toda nuestra atención y siempre presentan aspectos novedosos. Sin olvidos innecesarios, las metas son el horizonte; la línea de salida fue un primer eslabón remoto e irrecuperable. Acabo con otro cuento como semblanza de las dificultades y que clama por una buena adaptación:
Violento tornado libertario
El viento del este acercaba las partículas calenturientas de afanes desmedidos, agresivos y descontrolados.
Por el oeste progresaban adherencias de afinidades inciertas.
La respuesta helada proveniente del norte añadía matices violentos y desabridos.
Mientras, el sur se sumaba con turbulencias de fuertes arrebatos.
Fueron influencias liberadas de cualquier mediación, envalentonadas y con aires de un protagonismo inusual.
La devastación sobrevino por falta de encauzamientos

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris