Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Antes muerto que en silencio   -   Sección:   Opinión

Cuatro siglos atrás

La Historia tiene estas cosas, que siempre se repite
Tomás Salinas
@tomassalinasgar
miércoles, 1 de febrero de 2012, 08:00 h (CET)
Desde hace algunos días circula por la red una conversación que supuestamente se produjo en Francia hace cuatro siglos durante el reinado de Luis XIV, el Rey Sol. En ella, Jules Mazarin, más conocido como el cardenal Mazarino, a la sazón Primer Ministro tras la muerte del cardenal Richelieu, departe con Jean Baptiste Colbert, su hombre de confianza, secretario personal, máximo responsable de las fianzas del país vecino y a la postre sucesor. Hablan sobre la forma de recaudar dinero para una Francia arruinada por las guerras y por una pésima y/o corrupta gestión de los recursos, malversaciones incluidas. Ya metido en harina y con el fin de adornar el artículo, conviene señalar en este punto que el mismo Colbert elaboró una memoria en la que acusaba al todopoderoso superintendente de finanzas Nicolás Fouquet de llevárselo calentito, afirmando que menos de la mitad de los impuestos recaudados alcanzaban su destino. Es decir, vamos, que por el camino muchas manos golosas y acomodadas se agenciaban de lo que podían. ¿Cómo acabó el pájaro? En una jaula de la fortaleza de Pignerol. Dicen los que se dedican a esto que fue el famoso D´Artagnan quién se encargó de capturar al chorizo y entregarlo a la justicia. El tal Fouquet, vizconde de aquí y allá, marqués  de acullá y los títulos que le quieras poner, dejó de respirar de forma misteriosa en la prisión donde le encerraron. Algunos historiadores convergen en asegurar que, ante el temor a lo que sabía y pudiera contar, lo envenenaron convenientemente. Vaya usted a saber.

Ahora es cuando tú te preguntas qué carajo te importa lo que estoy escribiendo. Y tienes razón. No es más que una charla entre los dos hombres fuertes de una monarquía absolutista y represiva que buscaba dinero desesperadamente y el ¿merecido? final de un tipejo que hace trescientos cincuenta años robaba lo que se le antojaba, enriqueciéndose mientras sus administrados se morían de hambre. Insisto. Tienes razón.

Ahora bien, yo te cuento la supuesta conversación y después me dices.

“Colbert: Para conseguir dinero, hay un momento en que, engañar [al contribuyente] ya no es posible. Me gustaría que me explicara cómo es posible continuar gastando cuando ya se está endeudado hasta al cuello...

Mazarino: Si se es un simple mortal, claro está, cuando se está cubierto de deudas, se va a parar a la prisión. Pero el Estado...!cuando se habla del Estado, eso ya es distinto! No se puede mandar el Estado a prisión... Por tanto, el Estado puede continuar endeudándose. ¡Todos los Estados lo hacen!

Colbert:
¿Ah sí? ¿Usted piensa eso? Con todo, precisamos de dinero. Y, ¿cómo hemos de obtenerlo si ya creamos todos los impuestos imaginables?

Mazarino: Se crean otros.

Colbert: Pero ya no podemos lanzar más impuestos sobre los pobres.

Mazarino: Es cierto, eso ya no es posible.

Colbert:
Entonces, ¿sobre los ricos?

Mazarino: Sobre los ricos tampoco. Ellos no gastarían más y un rico que no gasta, no deja vivir a centenares de pobres. Un rico que gasta, sí.

Colbert:
Entonces, ¿cómo hemos de hacer?

Mazarino: Colbert, tú piensas como un queso de Gruyere o como el orinal de un enfermo.¡Hay una cantidad enorme de gente entre los ricos y los pobres! Son todos aquellos que trabajan soñando en llegar algún día a enriquecerse y temiendo llegar a pobres. Es a esos a los que debemos gravar con más impuestos..., cada vez más..., ¡siempre más! A esos, cuanto más les quitemos, más trabajarán para compensar lo que les quitamos.¡ Son una reserva inagotable!”

Hasta aquí el diálogo que circula por internet y hasta aquí la tribuna. Juro que he intentado contrastar la veracidad del mismo y juro que no lo he logrado. Si alguien sabe de dónde ha salido me lo podría decir. Sólo para saciar mi curiosidad.  Porque, tal y como hemos convenido antes, tú tienes razón. Esta es una historia que nada tiene que ver contigo y conmigo, ¿verdad?...Pero nada de nada. Por estos lares y en estos tiempos en los que sobrevivimos, pocos mosqueteros hay que enchironen a los mangantes, pocas cárceles que se nutran de visitantes ilustres y poco veneno con el que limpiarse al depravado. Aunque me tienes que reconocer que de Fouquets, Colberts y Mazarinos andamos quizás demasiado sobrados. Sobre todo de Fouquets.

Y bueno. El juez José Castro ha imputado al yerno del Rey y le citará a declarar el 7 de febrero. La citación se formaliza, de acuerdo con el fiscal anticorrupción de Baleares, Pedro Horrach, al alzarse el secreto judicial sobre la investigación por supuestas prácticas delictivas en el entramado de empresas del Instituto Nóos, un organismo sin ánimo de lucro (tiene bemoles la cosa) que tenía al duque de Palma como presidente. Existen indicios de delito de malversación de caudales públicos, falsedad documental, fraude a la Administración y prevaricación. Fiesta.

Así, por encima, sin profundizar mucho en el tema pues apesta y redondeando cifras, que uno es de letras, según la investigación Iñaki Undargarín, en compañía de otros, levantó para sus empresas, que se sepa,  más de la mitad de 2,3 millones de dos congresos de fomento turístico abonados gentilmente por el Gobierno Balear y tres cuartos de lo mismo de 3 millones procedentes de otras tantas ediciones de los Summit del deporte en la Comunidad Valenciana.

¿Cómo se lo montaba el amigo? Según la investigación, sus empresas facturaban al Instituto Nóos por servicios ficticios o simplemente engordaban el importe para llevárselo bonito. Y, claro está, cuando se cobra en falso llega un punto en el que no se pueden justificar los gastos, y cuando sí que se justifican, la chapuza es digna de Jaimito. Si a este derroche de desvergüenza añadimos que la policía no es tonta y el cante es monumental, nos encontramos con que Undargarín está de cieno, por no decir mierda, hasta las cejas.

En tres años, desde 2003 a 2006,  Nóos, entidad sin ánimo de lucro (perdón por repetirlo, pero es que me parto la caja con lo del lucro) facturó, según la Agencia Tributaria, más de 15 millones de euros de los cuales la mitad procedían de contratos con Administraciones públicas y el resto de  patrocinadores privados. Mucho dulce para ponerlo en manos de un goloso. Mención especial merecen el medio millón de euros que se derivó a la sociedad De Goes Center for Stakeholder Management, compañía pantalla comprada a un testaferro de un paraíso fiscal por la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social, entidad altruista (¡ay, que me descojono!) creada por el duque después de que S.M. le leyera la cartilla. Vamos, que pasó de lo que le ordenaba el suegro y siguió en el ajo.

Resumiendo, que hiede. El juez Castro sospecha que Urdangarín y su mano derecha en el Instituto Nóos, Diego Torres, imputado en la causa, “organizaron un entramado societario utilizando un grupo de sociedades mercantiles, a través de las cuales desviaban los fondos públicos y privados que recibía el Instituto Nóos, apoderándose de los mismos”. Como podrían ser, por ejemplo, tres contratos directos de 300.000 euros que se agenció el talonmanista con el Gobierno de Matas tras actuar como intermediario en la venta del equipo ciclista Banesto para que luciera la marca Illes Balears por 18 millones. Contratos ubicados para los investigadores en el mundo de la ficción, sin expediente y por trabajos simulados.

Y ahora, mi pregunta. ¿Va en serio la cosa o se quedará en un paripé? Es decir, ¿habrá banquillo para el duque de Palma o será simplemente un trono con cuatro chinchetas contadas? Que el tal Diego Torres, compañero de fatigas del yerno del Rey, va a pagar hasta la muerte de Manolete, no lo dudo. Sin embargo quisiera ver, en el caso que las acusaciones sean probadas, el tono del marrón que se comerá Undargarín. No olvidemos que el manto juancarlista es amplio, cálido y muy, muy resistente.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Donde le duele al nacionalismo: enseñanza e idioma.

“Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad.” Karl A. Menninger

En las cuestas arriba…

Esta frase formaba parte del aserto de un hombre admirable por sus sentencias. Cuando hablaba “subía el pan dos reales”

¿Inmigración sin filtros? La criminalidad se instala en España

“La inmigración ilegal es la crisis de nuestro país. Es una puerta abierta para las drogas, criminales y terroristas potenciales para entrar en nuestro país. Se está agotando nuestra economía, añadiendo los costes de nuestra justicia, la salud y los sistemas educativos.” Timothy Murphy

¡Casualidades…des……des………des!, con eco

El Destino no está siendo especialmente amable

Cerdos y tirantes

Decía Pablo Iglesias en algun reunión con sus amiguetes de la kale borroka que había que “cazar fachas”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris