Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Deportes
Etiquetas:   Otros deportes   Cricket   Asia  

Cricket blues: ser derrotado por el débil

Cómo Asia va ganando a Occidente jugando a su propio juego
Jaime Moreno Tejada
martes, 31 de enero de 2012, 08:01 h (CET)
No seré yo quien presuma de conocer las reglas del críquet. Lo que sí conozco es la carga simbólica de este infinito deporte en Inglaterra y su antiguas colonias. La metrópoli ha sido derrotada en muchas ocasiones por países donde el críquet es deporte nacional (empezando por Australia, entonces una colección de presidios, en 1882) pero en las últimas décadas la frecuencia ha aumentado hasta hacer que la selección inglesa parezca débil: el abismo que hay entre ser el mejor y ser uno de los mejores. El sábado tuvo lugar un pequeño desastre contra Pakistán, un partido que algunos en Inglaterra recordarán como la Noche Triste de 2012 y que pasará a los anales paquistaníes como aquella jornada de lágrimas y sudor y delirio nacionalista.

No sólo el críquet sino casi todos los deportes de pelota (el baloncesto y el béisbol son excepciones a la regla) los inventaron los ingleses en el siglo XIX. Y en todos ellos nuestros flemáticos amigos del norte llevan un siglo acumulando derrotas, y dando así lecciones de melancolía post-colonial. Por supuesto, el fútbol es el rey y la fuente primordial de la tristeza, aunque el tenis no le va a la zaga: las cuatro semifinales de Tim Henman en Wimbledon están grabadas a fuego en la memoria colectiva y hacen que todo el mundo “sepa”, con típico humor inglés, que Andy Murray nunca ganará un Grand Slam.

Aquí es preciso anotar que Andy Murray es escocés y que Escocia no es Inglaterra, es otro país, uno que afirma haber sido colonizado. El mismo tenista es conocido, y en general odiado, por sus comentarios contra la selección inglesa de fútbol. Pero la cercanía entre Edimburgo y Londres es la suficiente como para que ambas partes olviden sus rencores y se quieran a veces, según lo exijan las circunstancias. En pocas palabras, los escoceses saben que Inglaterra les hace parecer más fuertes y los ingleses aceptan que un Grand Slam bien vale una misa.

Los deportes ingleses fueron muy pronto adoptados por la Europa continental y por Estados Unidos (donde el soccer sigue siendo la excepción a la regla) y con el tiempo se han convertido en fenómenos globales, y en metáforas perfectas de la decadencia occidental. El mundillo del tenis vio primero la caída de los espigados héroes de Inglaterra y Francia, los Fred Perrys y Lacostes. A ellos les siguieron el auge y declive, entre los años 70 y 90 del siglo pasado, de los tenistas de Estados Unidos, con alguna incursión australiana. Los exsoviéticos (y españoles) vinieron después –un ejemplo de cómo la periferia histórica en Europa ha tomado posiciones de poder– y aún parecen dominar en los torneos. China es lo que viene a continuación.

O por lo menos eso es lo que se espera: que el despertar del antaño conocido como Tercer Mundo venga acompañado de una fuerza deportiva similar a la demostrada por su economía. Ha habido ya algunos ejemplos de notable tenis, como el éxito reciente de Li Na, ganadora del Roland Garros y flamante finalista del Open de Australia. El “milagro chino” en el ámbito deportivo viene corroborándose desde por lo menos las Olimpiadas de Pekín. Y China no es más que la vanguardia: arrastrará a los países bajo su influjo directo igual que la Inglaterra industrial arrastró a Europa y Estados Unidos. Si la historia sigue su curso normal, es de esperar que los deportistas indios lo ganen todo después de que los chinos hayan hecho lo propio, y que a estos les sigan los vietnamitas y tailandeses.

Para que lleguemos a esta situación apocalíptica (permítanme la hipérbole) hará falta que el modelo occidental perviva en el tiempo, es decir, que los deportes inventados en la vieja Europa sigan despertando interés en el mundo. Por el momento no parece que haya alternativa: las pujantes clases medias de Asia aspiran, no sólo a tener la misma cantidad de tiempo libre que nosotros, sino a usarlo también de manera similar. El fútbol –en particular el fútbol inglés– se vive con encendida pasión en países como Tailandia, y sería lógico que en algún momento la admiración fuera sustituida por la emulación.

El críquet, sin embargo, advierte que la historia no es tan simple. Hay un libro sobre el tema que también pueden leer aquellos que, como yo, no saben nada de críquet. Se llama Beyond a Boundary y lo publicó en 1963 el exquisito filósofo caribeño C.L.R. James. Entre líneas, Beyond a Boundary cuenta la historia del equipo de las Indias Occidentales, un conglomerado de lo mejor de las colonias británicas en el Caribe: cómo surgió de la esclavitud y la miseria polvorienta para vencer a Inglaterra –el país que inventó el binomio césped/uniforme blanco– y luego consolidarse como la selección más temeraria de la Commonwealth. La gloria se extendió hasta finales de la década de 1970, pero ya pasó y es casi leyenda. Y el Caribe angloparlante sigue siendo igual de soñoliento.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Diferencias entre el pádel y el tenis

Las pelotas de tenis y pádel son aparentemente similares

El campeón olímpico Cristian Toro confiesa la "tortura constante" que supuso bajarse del K4

En otras cuestiones, el palista admitió que tiene Tokio en el horizonte: "España tiene un nivel altísimo en piragüismo"

¿Puede un negocio deportivo sobrevivir a esta pandemia?

El coronavirus afecta gravemente al sector de los deportes, pero una buena estrategia puede ser clave para renacer

​Cómo jugar al fútbol con las Apps

Las dificultades que los jugadores pueden encontrar en los juegos más tradicionales aquí se ven reducidas al máximo

Baskonia y Alavés recaudan fondos contra la COVID-19 mediante una pulsera solidaria

"La preventa 'online' ya está abierta para que todo aquel que desee colaborar pueda hacerlo, por el simbólico precio de 1 o por 3 el paquete de cuatro pulseras"
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris