Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El arte de la guerra   -   Sección:   Opinión

Tolerancia cero a la ultraderecha

Santi Benítez
Santi Benítez
jueves, 12 de mayo de 2005, 02:31 h (CET)
Hace bien poco los demócratas nos tuvimos que comer con papas las declaraciones de Fernando Cantalapiedra, jefe nacional de Falange, sobre la agresión a la librería donde se presentaba el libro ‘Historia de las dos Españas’. Estos descerebrados golpearon al historiador Santos Juliá, autor del libro, al director general de Crisol, Andrés Galdón, al ex ministro socialista Claudio Aranzadi e intentaron agredir a Santiago Carrillo. El señor Catalapiedra comparó este hecho con lo ocurrido el 13 de marzo de 2004 ante las sedes del Partido Popular. Tampoco ha de extrañar la comparación, hay afinidades que no se esconden por mucho que se intente. En los días previos grupos falangistas hicieron pegadas de carteles y reparto de panfletos en preparación a lo que ocurriría ese sábado por la tarde.

Quien piense que esto es un hecho espontáneo y desorganizado se equivoca de plano. Este tipo de grupos planean con antelación y actúan con alevosía. Tanto es así que la policía maneja datos muy concretos sobre la autoría e identidad de los atacantes, así como donde se reunieron para planear el asunto. Esto no es ninguna broma. Hace poco grupos fascistas atacaron el Casal Jaume I de Castellón, realizando pintadas amenazantes y destrozos. La policía ha puesto a disposición judicial a 10 ultras, viejos conocidos de las fuerzas de orden público y con amplios historiales policiales. No son hechos aislados y sin conexión.

Una joven leonesa sufrió el acoso de cabezas rapadas que llegaron a marcarle en la cara una esvástica tras golpearla y patearla. La chica pertenece a las juventudes comunistas de Leon. Lo acontecido en el Barrio de Villaverde, en Madrid, donde grupos neonazis arengaron a jóvenes para sembrar el terror en el barrio llegando a agredir incluso a periodistas. De nuevo colocando carteles y repartiendo panfletos.

Es necesario decir ya, con contundencia, desde la sociedad y desde el Estado, que la tolerancia con la ultraderecha y los grupos que lo defienden es cero.

La legislación actual es muy clara con respecto a la apología del nazismo y la xenofobia. Debería ser igual de clara con respecto a la simbología y terminología del nacional catolicismo, el franquismo. Se debe acabar con la tibies con la que se trata desde el Estado a este tipo de grupos. Si por un lado se le aplica con todo rigor la ley a Herri Batasuna por connivencia con grupo terrorista habría que ver hasta que punto esa misma ley no es de aplicación a Falange, CEDADE, Frente Mahón o Nuevo Orden, por nombrar a algunos de estos impresentables. Es indudable que esta Europa en la que vivimos sufre desde hace tiempo un resurgir bastante preocupante de grupos neonazis y de extrema derecha. No es un problema baladí.

Si bien estos grupos fueron tildados en su momento de poco numerosos, desorganizados y anecdóticos, hoy la realidad supera con mucho a la ficción. En nuestro propio país estos grupos campan por sus respetos ante una legislación insuficiente para hacer frente a esta panda de descerebrados. En Internet nos encontramos con páginas como las de Nuevo Orden, Frente Celtíbero Pagano, Azul Mahón, CEDADE o España 2000 que llegan a tener la desfachatez de recordar en sus primeras líneas que toda persona tiene derecho a la libertad de expresión. Una forma más de reírse de la democracia, de los ciudadanos y de los demócratas.
Ya está bien.
Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris