Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El espectador  

ZP el pacificador

Jorge Hernández

jueves, 12 de mayo de 2005, 02:31 h (CET)
La paz.La tan traida, paz, proceso de pacificación... Zapatero sonríe como en él es habitual, que la paz llegará antes si el Partido Socialista de Euskadi gobierna en el País Vasco.Yo desconocía hasta ahora que en una parte de España hubiera declarada una guerra.

Por eso quizás apenas sorprende la plácida, desenvuelta, desvergonzada (en frío sentido etimológico) manipulación electoral del terrorismo que durante todo este tiempo lleva haciendo el partido socialista. Por supuesto que el terrorismo es y debe ser un asunto electoral en el País Vasco. Quizá no haya otro asunto que permita observar a qué conduce la desaparición de la política. Y donde la política y los políticos puedan exhibir mejor la capacidad de protección de la democracia, y su vulnerabilidad necesaria. El terrorismo, además, interpela permanentemente a la sociedad (¿cómo hemos llegado a esto?) y no hay otra pregunta política más importante en el País Vasco, a pesar de que lso putañescos nacionalistas se empeñen en ello. Pero lo último que debe hacer un partido democrático es pedir el voto ofreciendo el final del terrorismo, como sólo hacían hasta ahora los terroristas y sus aliados políticos. En el mejor de los casos tal oferta es un iluso desvarío.

Y en el peor una rendición. Pero como el gobierno de Zapatero ya ha demostrado a la opinión pública internacional que la cobardía es el nuevo espíritu de la letra de la política internacional, a nadie debería sorprenderle ya.

Hay algo más en las palabras de Zapatero. La paz. Por supuesto supone una nueva muesca en la razón descargada de sus eslogans. Y la enésima confirmación de que el ansia infinita de paz explica mejor que nada por qué llegó al gobierno y cómo piensa mantenerse en él.Y si no se consigue no pasa nada, total, la culpa será del partidopopular.

Pero dejar caer la palabra paz en el paisaje vasco no es cualquier cosa que pueda reducirse a un eslogan. Decir paz es decir que hay una guerra de la que las dos partes debieran abdicar. No. Es cierto que lo contrario de la guerra es la paz. Pero lo contrario del terrorismo no es la paz. Es la ley señor Zapatero.

Noticias relacionadas

La Orden del Mérito Civil, recompensa para los embajadores

Se concede por la relevancia de los servicios civiles prestados al Estado español

Santa Bárbara

Todo el mundo se acuerda de Santa Bárbara cuando truena

Desconfianzas y absurdos

La pobreza extrema crece en muchas partes del mundo

¿Juzgamos la rebelión catalana o la unidad de España?

“Seremos tan fuertes como unidos estemos y tan débiles como lo divididos que estemos” J.K. Rowling

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris