Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La musa   -   Sección:   Opinión

La privacidad de las personas

Virginia Fernández Ruiz
Redacción
martes, 10 de mayo de 2005, 21:55 h (CET)
Uno de los problemas que se plantean frecuentemente en el ámbito jurídico y estatal es hasta que punto el Gobierno o la Iglesia pueden intervenir en el ámbito privado de las personas. Estados Unidos es uno de los países que más se entromete en la vida privada de las personas con una moral católica que roza el integrismo. Esto se ve reflejado en temas tan peliagudos como la eutanasia, las bodas entre homosexuales o el consumo del tabaco.

Pero Estados Unidos no es el único país donde se plantea dicho dilema, es algo que atañe a todos los países por igual pero en diferentes grados. Las personas tienen derecho a decidir sobre su propia vida sin que terceras personas impongan su voluntad por encima de los derechos individuales. Así pues me resultó curioso el artículo publicado por una compañera hace unos días hablando sobre el derecho de objeción de conciencia por parte de aquellas personas que en los ayuntamientos se niegan a casar a los homosexuales por problemas de moral, un hecho que se atrevió a comparar con los objetores de conciencia que se niegan a ir a la mili o a una guerra, argumentando que la moral y la conciencia se imponen por encima de la ley, algo que según mi opinión es cierto, pero con matices.

La diferencia principal de estos dos ejemplos reside en que los que se niegan a casar a los homosexuales se están entrometiendo en una decisión tomada conjuntamente y con el consentimiento de dos personas adultas, que nada tienen que ver con esa persona que se niega a casarles. Se trata de una decisión privada, que no incumbe a nadie más que a esas personas, y que no hace daño a nadie. El que se niega a casarles se convierte en obstáculo para que esas dos personas puedan ejercer su libertad para tomar una decisión personal, y se inmiscuye de esta manera en la vida privada de las personas, causando un mal psicológico a estas personas, que son víctimas del rechazo.

El objetor de conciencia que se niega a ir a la mili toma una decisión que le incumbe sólo a él, ya que el principal protagonista y el que se enfrenta a la muerte y la destrucción es él. Está tomando una decisión sobre su propia vida y ejerciendo su derecho a elegir libremente sin causar mal a nadie, al contrario. Comparar el exterminio nazi con la homosexualidad me parece totalmente descabellado, creo que hay grandes diferencias entre negarse a matar a alguien y negarse a casar a dos personas que se quieren y desean compartir su vida juntos, así como que les dejen hacerlo en paz. Creo que no es mucho pedir.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris