Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Un día menos   -   Sección:   Opinión

Enamorado de la vida

Juan Antonio Hurtado
Redacción
lunes, 9 de mayo de 2005, 22:14 h (CET)
Hay dos cosas en la vida para las que no hay solución, una es la muerte y la otra el amor. La muerte es obvio que no tiene solución, es algo a lo que todos aspiramos inconscientemente, pues es el camino de la vida el que te lleva hacia ella. A lo largo de este camino vas conociendo a multitud de personas, que son las que se encargan de formar inconscientemente tu personalidad y carácter. Hay personas de las que te enamoras que influyen en la persona que te convertirás cuando dejes de amarla y que esto conllevara a que otra persona pueda enamorarse de ti y seguir el ciclo evolutivo del amor.

Hay dos fases para el amor, la primera de ellas es el enamoramiento y la segunda el denominado amor, esta es mi concepción. La fase de enamoramiento comienza en el mismo instante en que ves a esa persona que te hace sentir una atracción traslucida que nadie puede ver, pero si sentir. Esta es la mejor fase, pues es cuando empiezas a conocer a esa persona, que te produce una incertidumbre en cada momento con el que pasas junto a ella, te hace vibrar e incluso al caminar el puso te hace tambalear, son esas personas de las que no puedes dejar de mirar a los ojos, con las que te gusta estar y conocer. Esta fase tiene diferentes periodos de tiempo, suele variar entre los catorce días y varios meses, según la intensidad con la que la pareja se vea. La otra fase es el puro amor, y ¿Qué es el amor? El amor es la costumbre que tienes de amar y el cariño que te emerge hacia esa persona por haber sido y seguir siendo tu mejor amigo, es la costumbre de agradecer todas las cosas buenas que la otra persona a hecho por ti, es saber que hay alguien que duerme todas las noches junto a ti, es saber que puedes apoyarte sobre esa persona en los momentos delicados y duros, son muchas cosas que te hacen también atarte a esa persona y no poder seguir evolucionando, el amor en general es difícil, produce mucho dolor y mucha nostalgia cuando se va, cuando no lo tienes quieres poseerlo y cuando lo tienes te sientes agradecido, la monotonía hace que no le des el valor que se merece, y cuando se va solo piensas en los buenos momentos, es cuando, nos visita nuestra amiga nostalgia, amiga del día a día.

Por eso, algunos días cuando intento encontrar una solución y una teoría para poder calmar mis ansias de solucionar este problema que nos aflige a todos, y que nadie ha podido solucionar, es cuando pienso en alguna solución. La idea proviene de una película que vi hace años, donde un extraterrestre de otro planeta planteaba la vida en ese mismo planeta, como una sociedad poligámica, donde el amor no existía, no es que se suprimiera, simplemente no existía, todos los niños eran hijos de todos, y todos eran sus padres, no existía el amor. Imagino como seria el mundo si tal y como lo conocemos hoy en día, fuera diferente a lo establecido, Imagínense un mundo sin amor, donde la fase de enamoramiento se produjera cinco veces al año, y pudieras conocer y sentir esa catarata de sentimientos un numero de veces ilimitado a lo largo de tu vida, seria un mundo mas fácil, y es algo que apoyo, aunque no puedo engañarme a mi mismo, y tengo que reconocer que el amor es lo que nos hace sentirnos humanos, porque somos los únicos seres vivientes que aman, ¿Qué seria de nosotros sin el amor? Esa pregunta deberían de planteársela en la sociedad poligámica de esa extraña película, quizás para los habitantes de ese planeta, la pregunta no tendría significado, pues ellos no sufren mal de amores. Nosotros si.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris