Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Custodia compartida y el derecho de paternidad

José Carlos Navarro Muñoz (Mérida)
Redacción
martes, 10 de mayo de 2005, 21:53 h (CET)
Estimado Director, no puede ser más revelador que Zapatero a petición de organizaciones feministas, les prometa que apoyará sus reivindicaciones respecto a la limitación de la custodia compartida, en los últimos trámites parlamentarios. La denominación custodia compartida, no es más que la expresión semantica de la reclamación de la paternidad hurtada por los tribunales de justicia desde 1981, so pretexto de la Ley Ordoñez, que materializa que un padre sólo tenga derecho a ver sus propios hijos cada dos fines de semana.

La igualdad de derechos y deberes proclamada por Rajoy en una reforma del Código Civil, no ha sido debidamente ordenada a los diputados que lidera, ya que sus propuestas aunque sí positivas en cuanto a la mediación familiar obligatoria cuando existe hijos menores, no se ve reflejada en ninguna de sus enmiendas.

Es un hecho que el negocio jurídico del divorcio , se autoalimenta si la igualdad de derechos se enmascara en el supuesto "interés del menor", principio que garantiza a quién tiene al niño, no sólo que lleve el pan bajo el brazo, sino que lleva casa y pensión, como acertadamente expone el presidente de la Asociación de abogados de familia, Luis Zarraluqui. Pero no sólo es que la ruina moral y económica de un padre, sea con toda probabilidad la ruina emocional y psíquica del hijo, sino que este hecho suficientemente conocido por todos incluidos por los políticos, se pretende emborronar a la opinión pública con la imagen del "niño maleta" que genera la llamada custodia compartida.

La viña del Señor es grande, y las soluciones entre los hombre todo lo amplias que se quieran: desde un ciclo escolar con papá y el otro con mamá, hasta intercambios anuales, debidamente programados por expertos en pedagogía más que en psicología. La paternidad es don inviolable dado para los católicos, y un derecho natural para todos en general, que no puede violar y destruir un invento jurídico llamado divorcio de pésima resolución, como demuestran los hechos.

Los hijos tienen y deben tener el mismo contacto, protección, educación, afecto y comprensión, tanto de su padre como de su padre; esto el Estado no sólo no lo protege, sino que perpetuam tales agravios a través de los tribunales.

Los niños son el futuro, la responsabilidad de quienes les truncan su estabilidad permanece en ellos. La culpabilidad para un hijo, no recaerá a corto plazo en el progenitor que por su acción generan tal separación del otro -siempre será su madre o padre-, sino de aquellos que con sus intervenciones perpetuan tal caótica relación paterno-filial.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris