Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Naranja Mecánica

En el último cuarto del Siglo XVI, Felipe II se las vio como Rajoy se las está viendo ahora
ZEN
miércoles, 18 de enero de 2012, 08:52 h (CET)

No title



En aquellos días se estrenaba el Estado Moderno con una burocracia formada por las clases medias. Eran los Secretarios Reales, los tecnócratas de la época. Y una carga enorme para el Estado en forma de ejército, la “Armada Invencible”, recordaran ustedes.

Hoy, nuestros presidentes de gobiernos, se encuentran con un ejército de casi cinco millones de parados  y un administración repleta de empresas públicas, denominadas “Entes” que han estado fuera de todo control, y funcionando como empresas de colocación y pago de favores políticos y personales. Lo que podríamos llamar la “Armada de Imbéciles”, que no es lo mismo que la Invencible pero nos dará el mismo resultado.

Felipe II, llamado el Rey Prudente, creó un sistema de impuestos extensísimo, lo que hoy sería nuestra Agencia Tributaria, y los ciudadanos se hartaron de pagar tercias reales, alcabalas, cruzadas y subsidios, que venían a ser los IRPF, IVA e impuestos cargados sobre la gasolina, de hoy en día. El Prudente, no fue un manirroto. Logró cuadruplicar los ingresos estatales y exigió que cada territorio fuera autónomo. Y aún así esa política llevó a la quiebra al estado español de la época.

Los derrochadores de la época eran los habitantes de los Países Bajos, es decir, la Naranja Mecánica de Holanda. No había manera de que ahorraran, y  Felipe II les obligó con impuestos sobre la renta y el comercio, de la mano del Duque de Alba, cuyos excesos todavía asustan a los niños holandeses que no se portan bien.

En la Comunidad Valenciana, somos “la Naranja de Saldo”. Pero ¿Será Fabra nuestro Duque de Alba? ¿O enviarán a uno de Madrid?

Noticias relacionadas

Casas malditas

P. Alejandre, Badajoz

No es bueno, ¿por qué?

S. Madrid, A Coruña

¿Por qué tan dóciles a las modas?

E. Barrull, GIrona

Los despropósitos de pro-moción-ado Pedro Sánchez

J. Cruz, Málaga

Bilderberg: algo más que un club

A. Morillo, Badajoz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris