Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

La Europa de los 25

Elena Villanueva
Redacción
martes, 10 de mayo de 2005, 21:47 h (CET)
El pasado fin de semana se cumplía el primer aniversario de la Europa de los Veinticinco. El 1 de mayo del 2004 Europa pasaba a estar formada por más de 450 millones de habitantes de 25 países diferentes, 10 más que hasta entonces. Casi un año después, se ha firmado el Tratado de Adhesión para la incorporación de Bulgaria y Rumania. De esta forma, en el 2007, si todo marcha según lo esperado, hablaremos ya de la Europa de los 27.

Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Hungría, República Checa y Eslovaquia, siete de las naciones que formaban parte del bloque soviético, a los que hay que sumar un antiguo estado socialista ex yugoslavo, Eslovenia, y dos comunidades insulares, Malta y Chipre, pasaron a formar parte, el día del trabajador del pasado año, del ambicioso proyecto europeo. Una decisión muy aplaudida por los nuevos miembros, pero tomada con miedo por algunos de los Quince ( Reino Unido, Irlanda, Italia, Grecia, Francia, España, Portugal, Bélgica, Países Bajos, Luxemburgo, Alemania, Dinamarca, Suecia, Finlandia y Austria) por lo que esta ampliación podría suponer.

Pueblos, como el español, que hasta ese momento se habían beneficiado de las ayudas europeas, verían como los fondos monetarios disminuirían en beneficio de estos nuevos territorios con un Producto Interior Bruto bastante inferior al de los 15, y con tasas de paro bastante altas, como en el caso de Polonia con un 20% de desempleados. Asimismo, gran parte de la población de estas naciones se dedican al poco competitivo sector agrícola, algo que presagiaba olas migratorias hacia países con mejor situación laboral.

Trescientos sesenta y cinco días después, la realidad es que los temidos movimientos migratorios no se han producido porque aún se mantienen las barreras entre el Este y el Oeste. Además, pasarán al menos cuatro años antes de que los europeos del Este viajen por la UE sin pasaporte, puesto que sus fronteras con Rusia, Ucrania o Bielorrusia no están del todo blindadas.

El que si que ha circulado con libertad ha sido el capital, ya que el PIB de los 10 ha aumentado un 5%, así como también un 50% la renta de sus agricultores. Mientras, el PIB de los Quince creció un 0,7 %, principalmente gracias a la apertura de las fronteras y la caída de los aranceles, que ha permitido a las grandes empresas de la vieja Europa deslocalizar sus industrias en los nuevos países, donde la mano de obra es barata y los impuestos muy bajos. A estas ventajas hay que añadir la debilidad de los sindicatos, que asegura una flexibilidad laboral poco problemática.

La Europa de los 27
Casi sin tiempo de asimilar que somos veinticinco países y no quince, la UE ha firmado ya el Tratado de Adhesión para dos nuevos estados, Bulgaria y Rumanía. Mientras, Turquía lucha por hacerse un hueco en una Europa cristiana, que el pasado 25 de abril abrió la puerta a lo que a partir del 1 de enero del 2007 será la Europa de los 27.

Los dos países balcánicos se quedaron fuera de la ampliación el pasado año porque sus reformas fueron consideradas lentas tras la caída del comunismo en 1989. A día de hoy su ingreso depende de las mejoras en sus sistemas judiciales y administrativos, el refuerzo de sus controles fronterizos, y la introducción de numerosas medidas económicas. Cambios que si la Comisión Europea cree que se demoran, retrasaría un año la ampliación. Dictamen en el que tal y como han prometido el Presidente de la Comisión Europea, Durao Barroso y el Presidente de turno de la UE, Jean Claude Juncker, se tendrá en cuenta la opinión del Parlamento Europeo, aunque legalmente esta decisión correspondería únicamente a los Veinticinco.

Con el ingreso de Bulgaria y Rumania el bloque europeo aumentará en 30 millones de habitantes su población y trasladará sus fronteras hasta la costa del Mar Negro, aunque la principal diferencia se encuentra en que el nivel de renta per cápita de sus ciudadanos es un 40% inferior a la media europea.

Bulgaria, con una minoría (12%) de musulmanes, debe llevar a cabo reformas en su sistema judicial, intensificar la lucha contra el crimen organizado y mejorar la integración de la sociedad gitana; mientras que para Rumania, donde el 86% son ortodoxos, el principal problema es combatir la corrupción.

Por estas razones muchos parlamentarios europeos del Grupo Popular y de los Verdes no consideran aceptable aún la integración de estos pueblos, aunque la polémica está en el escaso número de diputados de Rumania y Bulgaria que se integrarían en la Eurocámara de estos partidos, ya que la mayoría serían socialistas y liberales.

Tras la firma de adhesión que se produjo el pasado día 25 de abril en la Abadía de Neumunster de Luxemburgo, con la presencia de representantes de los 25 países y los Jefes de Estado de los países adherentes, el búlgaro Georgi Parvanov y el rumano Traian Basescu, las autoridades de ambos países podrán participar en las reuniones de la UE como observadores.
Mientras que algunos diplomáticos aseguran que la inclusión de más miembros quizás ocasione la “fatiga de la admisión”, factor que puede pesar en la oposición a la Constitución Europea que será sometida a referéndum el próximo 29 de mayo en Francia, países como Croacia o Turquía esperan retomar las conversaciones de entrada en el próximo mes de octubre.

Noticias relacionadas

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo

Sánchez a tumba abierta intentando darle el vuelco a España

La influencia de Pablo Iglesias y la necesidad de dar apoyo a los soberanistas, le impulsan a entrar a saco con el modelo de Estado de España

Celestina o “el Tinder” prerrenacentista

Una remozada “Celestina” resucita en la magnífica adaptación de la productora Un Pingüino

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris