Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La musa   -   Sección:   Opinión

Irak, guerra olvidada

Virginia Fernández Ruiz
Redacción
domingo, 8 de mayo de 2005, 22:30 h (CET)
Dos años después de haberse iniciado la guerra en Irak comprobamos lo fácil que es para lo europeos olvidar las guerras y el sufrimiento, siempre y cuando el sufrimiento no venga a llamar a la puerta de su casa, como en el caso de los atentados de Madrid del 11 de marzo. Después de dos años, a pesar de verse ratificado por los hechos que la guerra en Irak no ha servido absolutamente para nada y que ha provocado sólo caos, destrucción y retraso en una población que no levanta cabeza, el recién reelegido primer ministro británico, Tony Blair, pide a los suyos que olviden el asunto de Irak y que miren hacia el futuro, como si la situación en Irak fuera una cosa del pasado y no un presente desastroso y vergonzoso para el mundo.

Es muy duro comprobar que la gente olvida fácilmente las guerras que nunca tendrían que hacer empezado, y que tanto políticos como ciudadanos hacen la vista gorda ante los abusos y crímenes que se siguen cometiendo en Irak. Pasado un tiempo los conflictos quedan enterrados cuando no salen suficientemente en los medios de comunicación, como si esa realidad ya no existiera y cualquier otra cosa fuera más importante. Es un entumecimiento de los sentidos y la insensibilidad ante hechos que empiezan a pasar desapercibidos ante su cotidianeidad y lejanía en el tiempo y en el espacio.

Pero la realidad es que en Irak sigue muriendo gente todos los días y que la situación es posiblemente mucho peor que cuando el conflicto empezó, hasta tal punto que ya se habla de una posible guerra civil ante la violenta oleada de atentados que vienen produciéndose en las últimas semanas y que se han saldado con más de 250 muertos.

Las bombas, la violencia y el sabotaje es el pan de cada día de una población donde la superpotencia norteamericana dice haber instaurado “una democracia” y “una paz” inexistentes. Mientras tanto la señora Laura Bush se dedica a recitar discursos cómicos delante de medio mundo sobre el garrulismo de su marido, ante una audición que además le ríe las gracias y le aplaude.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris