Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Oposición desesperada

Virginia Fernández Ruiz (Madrid)
Redacción
jueves, 5 de mayo de 2005, 21:29 h (CET)
El borreguismo es un deporte universal que se da por ciclos y que se manifiesta en distintas épocas del año y de forma reiterativa o constante. Lo peor de ser consciente de ésto es que cualquiera de nosotros puede llegar a la conclusión de que en algún momento dado de su vida (más de una vez, segurísimo) ha pecado de borrego como el que más, y que todo aquel que vive en una ciudad difícilmente escapa a los influjos del síndrome borreguil.

Lo sientes por las mañanas cuando te encuentras con tus congéneres en el metro o en el atasco diario de las ocho de la mañana. Lo sientes por las tardes o las noches cuando regresas agotado del trabajo mientras haces tu particular recapitulación del día. También cuando decides acudir a algún bar a tomar una caña. O cuando las carreteras españolas se colapsan en busca de esas vacaciones de puente tan deseadas a lo largo de todo el año.

Ante las avalanchas no hay infraestructuras ni falta de previsión, sobre todo cuando año tras año se repite la misma historia, a pesar de la sorpresa manifestada recientemente por los señores Acebes y Rajoy en este sentido. Sólo quien vive la realidad como espectador y no como parte de la ciudadanía ignora los verdaderos problemas y agobios que supone ser borrego en cualquier ciudad del mundo, ya sea Madrid, París o Nueva York.

No todos tienen chófer o avión privado, como estos señores del PP que parecen haber visto lo que es un vagón de metro sólo en las películas. O simplemente, declaraciones como éstas, son el efecto del vacío provocado por las vacaciones y la necesidad de hacer ejercicio de una oposición desesperada que por ahora no ha sabido encontrar suficientes puntos débiles a un Gobierno socialista que apenas acaba de cumplir su primer año en la Moncloa.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris