Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   A botepronto   -   Sección:   Opinión

Guadalinfo chapucero

Anado Uni
Redacción
martes, 3 de mayo de 2005, 22:24 h (CET)
Vuelvo estos días con la certidumbre de que otro Roldán es posible. La chapuza y la política pueden ser como el café con leche completamente indisociables. He descubierto incluso un caso concreto del peor de los provincialismos para cubrir un puesto de informático. Concretaré esto más.

En Andalucía deben andar orgullosos con su proyecto Guadalinfo que pretende acercar las nuevas tecnologías a los vecinos de aquellos municipios de menos de 10.000 habitantes. Yo que soy informático vi en ello una oportunidad laboral única para acercarme a mi novia que trabaja en ese pueblecito desde hace dos años. Nos presentamos 10 personas. Y de todas ellas un único informático, yo. La competencia que estaba tan necesitada como yo lo descubría casi al final y me decía, “qué gran ventaja”, “lo tienes casi hecho”.

Las cosas empezaron malamente pues el técnico de diputación que tenía que haber llevado a cabo las entrevistas en un pueblo cercano para análogo puesto tuvo un fallo en la memoria, no sé, sencillamente se le olvidó. De forma que a aquellos a los que se les tenía que entrevistar a las 12:30 de la mañana se les terminó entrevistando a las 17:00. Ustedes dirán ¡qué chapuza! Y es verdad, pero como entenderán esto no me tendría que haber afectado pero lo hizo, pues fue el técnico que venía a entrevistarnos a nosotros el que se los asentó delante. De manera que las horas se hicieron largas esperando. No nos pudieron entrevistar, como digo, a la hora que nos citaron, a las 17:00 (nada de citarnos escalonadamente, todos a una Fuente Ovejuna) y llegó por fin el sujeto sonriente a las 20:20 de la noche. ¡Qué no se le perdonará a la Junta!

Les diré que alguna de las entrevistas quizá por lo avanzado de la hora duró ¡3 minutos! Pasaron uno tras otro por el despacho donde aguardaban el alcalde por lo que se cuenta un tipo bastante corrupto y su secretaría, y el técnico que por lo que sé no halló a nadie más entre todos para hablar de informática que a quien firma este artículo. Alguno de los aspirantes ni siquiera había entendido la pregunta sobre informática que aquel guardaba en la recámara. La palabra "software" sin duda había descolocado a más de uno.

Yo entré el último de todos, a las 22:00 horas poco más o menos. Propuse mi candidatura no solo para acercar Internet a los vecinos sino mi disposición a actuar de técnico en reparación de ordenadores para el ayuntamiento y llevar a cabo el mantenimiento de la página web. Tareas no unidas al puesto (y que en puridad yo era el único de los aspirantes capacitado para realizar) pero que yo habría llevado a cabo encantado por convivir el tiempo junto a mi novia. Era precio pequeño para tan grande recompensa.

El técnico me preguntó supongo que siguiendo algún tipo de jerarquía en importancia, a tenor de los resultados, su primera pregunta fue:

- ¿Es usted de aquí?

Nunca pensé que esto fuera tan importante, pero yo que no soy político y me guío con la mejor intención y siempre con la verdad le dije que no, pero que lo podría llegar a ser. Lógicamente en un pueblo donde todo el trabajo se da en los invernaderos no hay sitio para mí, que no puedo quedar de brazos cruzados salvo Primitiva de por medio.

En ese momento no calibré el error de mi respuesta, pues puede decir que sí, mi novia vive allí desde hace dos años. Me vi diciendo que hasta ese momento no he sido sino visitante ocasional aunque dejé clara mi voluntad, de la mano de un trabajo, de echar raíces.

Supongo que ahí, o quizá antes se acabó la entrevista. No importó nada más que yo tuviera más conocimientos de informática que el resto de mis compañeros. Nos dijeron que lleváramos los títulos, allí nadie los pidió. Supongo que cuando se entrevistó a Roldán pasó lo mismo. Al día siguiente pude leer que el puesto había sido otorgado a una moza que llevaba entre sus apellidos el del dueño de uno de los bares más importantes del pueblo.

El proyecto Guadalinfo conlleva una inversión importante en ordenadores y en infraestructuras. Hay una noble intención de dar formación a la gente. Porque si hoy Internet es muy importante, lo será más en el futuro. Pronto se utilizará la red para realizar muchas más compras. Buena parte del futuro está en el ciberespacio. El proyecto era inicialmente de un año ampliable a tres, y luego es posible que según resultados tuviera curso indefinido.

Pero a la vista está que al menos en algunos sitios nace herido de muerte. Herido porque se malgasta lo invertido con decisiones viciadas y sin perspectiva. Pues qué importa que vayan a dar determinada formación a los escogidos. ¿Qué ocurrirá cuando estos no encuentren respuesta en sus folios a las preguntas de quien quiere aprender?

Nadie está en posesión de la verdad absoluta, nadie tiene todo el conocimiento, pero no es descabellado pronosticar el fracaso cuando en las decisiones no se opta por la idoneidad sino por intereses más espurios.

Yo espero seguir por aquí dentro de un año. Entonces les contaré qué fue del proyecto en aquel sitio en particular. Si tuvieron que cerrar la sala de ordenadores como se cierran las mansiones con fantasmas.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris