Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

Estados Unidos: ¿Cuna de la libertad?

Macarena López

martes, 3 de mayo de 2005, 21:40 h (CET)
Las evidencias son cada vez más claras, y es que cada día es una nueva muestra de cómo se aplica la justicia en ciertos lugares del mundo, consecuencia de no haber elaborado un sistema judicial bueno, que es cierto que condena a los culpables, pero estos son encerrados con cientos de inocentes, muchos de ellos inmersos en el corredor de la muerte, donde esperan a diario saber la fecha de su muerte. Esto es lo que sucede en lugares como Estados Unidos, país del que solo pueden lanzarse duras críticas.

El ejemplo claro de lo que se vive en las celdas de los condenados a muerte lo trajo a la ciudad de Málaga Mario Flores, un hombre nacido en México, condenado durante 20 años en una celda de 1 por 2 metros, por un delito que no había cometido. Hoy tiene 39 años y quiso traer su experiencia a la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la provincia andaluza, contando su historia y resaltando todos los defectos que contiene el sistema norteamericano.

Su vida en el corredor comienza en 1985, cuando fue condenado a morir por relacionársele con traficantes de droga del barrio donde vivía, teniendo como prueba en su contra varias fotografías donde se le veía conversando con los culpables, siendo además víctima de su propia situación social: miembro de una familia acomodada, con buena presencia y campeón en salto de trampolín, con ofertas para entrar en las mejores universidades del país. Así, con solo 19 años entra en prisión, donde comenzó la carrera de Derecho, obteniendo cuatro años después el diploma de licenciado en leyes. Más tarde, hacia el año 1993 y hasta 1996, recibió clases de pintura de un compañero de celda, y tal fue su talento que consiguió que expusiesen sus cuadros en un museo importante de Chicago.

En el 2000 pasa por la prueba del ADN, algo permitido en el estado de Illinois, y se vio la inocencia de 7 presos. Gracias a un reportaje sobre la pena de muerte que recibió el gobernador del estado se suspendieron todas las ejecuciones que se tenían previstas y se revisaron todos los casos que había en aquellos momentos. El caso de Flores llamó especialmente la atención, y el gobernador, aun habiéndole prometido que le concedería el perdón y le dejaría en libertad, le cambió la pena a 40 años de prisión, de los que cumplió 20.

Hoy en día, afirma que pudo salir del corredor gracias a los medios de comunicación, que consiguieron presionar a los políticos y jueces, y que si fuese por el sistema judicial aún seguiría allí dentro. Sus palabras hace dos días estremecieron a los asistentes a la conferencia, y el documental sobre el tema, expuesto una hora antes de su intervención hizo saltar más de una lágrima en aquellos ojos que no están preparados para ver semejantes barbaridades cometidas sobre inocentes, que por unas causas u otras, a veces, no pueden demostrar su inocencia, o lo que tienen no parece válido para demostrarla, y se ven privados de su libertad. En cambio, lo que se tiene para acusarles si parece lo suficientemente fiable.

Y de nuevo se habla de uno de los grandes fallos de la gran potencia, que tanto presume de defender los valores principales de las personas. Dudamos de esto, y con total certeza no es EE. UU. la cuna de la libertad, sino su tumba.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris