Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El Consueta   -   Sección:   Opinión

El matrimonio homosexual: trifulca en el PP y corajina en la Iglesia

Félix Población
Redacción
viernes, 29 de abril de 2005, 03:01 h (CET)
La negativa en primera instancia de varios alcaldes del PP de casar a parejas homosexuales, tal como la católica iglesia dispuso una vez aprobada la ley en el Parlamento, ha levantado una nueva trifulca en las interioridades del PP. Sólo el responsable del partido en Cataluña, señor Piqué, actuó con la energía y rigor necesarios expulsando a un militante, alcalde de un pueblecito de aquella Comunidad, por añadir a esa negativa una ofensa intolerable al colectivo afectado. Denigra a una formación política contar entre sus filas a elementos de esa laya, no sólo por su incongruencia mental sino porque constituyen una auténtica rémora para un partido con presencia activa y aspiraciones de representación social en el mundo corriente.

La nueva batahola entre los populares, ya sean alcaldes o concejales, fruto del ardor combativo del Vaticano en su oposición a la ley, no es lo más idóneo para que don Mariano Rajoy encare con lucidez de reflejos y sin ruido de fondo el próximo debate sobre el estado de la nación. Antes del 11 de mayo próximo, la ejecutiva del partido deberá acordar una línea clara de comportamiento ante el problema y eludir los riesgos de prevaricación que apelar a una supuesta objeción de conciencia puede comportar. Las diferencias de actitud entre el alcalde de Madrid, señor Ruiz Gallardón, dispuesto a cumplir la ley, y los alcaldes de Valladolid, León o Ávila, renuentes a ese acatamiento, denotan algo más que diferencias de criterio en el seno del partido. Máxime después de que un diputado del PP en las cortes valencianas, don Felipe del Baño, haya decidido hacer pública su homosexualidad.

Por lo que respecta a la católica iglesia, es de anhelar que esa primera corajina ceda con el tiempo ante las cuestiones pendientes, contantes y sonantes, que la institución mantiene con el actual gobierno acerca de su financiación. Cabe la posibilidad incluso de que esté utilizando su asonada por la ley en cuestión como fuerza de choque para obtener algunas concesiones que acaso estime más costoso lograr. No lo debe ver muy claro la jerarquía eclesiástica cuando el arzobispo emérito de Barcelona, monseñor Carles, ha llegado al demencial cotejo de asegurar que la obediencia a esa ley nos lleva a Auschwitz.

____________________

Visita el Blog de Félix Población en Diariodelaire.blogspot.com

Noticias relacionadas

La conciencia, un instrumento muy útil para la vida

Cuando el ser humano fallece, la energía que ha estado emitiendo no se destruye

Maduro, Sánchez y el desmadre separatista

“Sé consciente de la diferencia entre análisis amigable y crítica destructiva. Observa si el propósito de tus palabras es ayudar, desahogarte o hacer daño” Napoleón Hill

Arte sacro

El arte sacro sirve para neutralizar la gravedad de la idolatría

La amenaza de una proposición de ley

La ideología de género es un ataque a nuestras mismas raíces

Campaña independentista en Cataluña

Ya ha comenzado el pasado jueves la campaña por el sí a la independencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris