Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El Consueta   -   Sección:   Opinión

Gobierno radical: el extremismo del PP

Félix Población
Redacción
martes, 26 de abril de 2005, 22:03 h (CET)
Se tiene la sensación, a lo largo de este último año en la oposición, de que el único objetivo del Partido Popular es cebar con demagogia a la facción más conservadora de su electorado. Al PP parece importarle un comino que entre sus nueve millones de votantes haya una mayoría muy equilibrada, ubicada en el centro ideológico, a la que pueden no sentarle muy bien las arrebatadas manifestaciones de sus líderes. En esta ocasión ha sido don Mariano Rajoy, como antes lo fueron Zaplana, Acebes o el propio don José María -en quien este tipo de histerias ya no sorprenden-, el que ha acusado de radical al actual gobierno. Tal calificativo, sobre ser ridículo, va camino de tornarse muy peligroso por su reincidencia de uso, no sólo por el partido opositor sino por quienes propenden e incitan a esa jerga ultramontana desde el sectarismo mediático.

En esa línea insensata de comportamiento, el Partido Popular está jugando ahora con algo tan serio como el Pacto Antiterrorista, acuerdo vital para la gobernación en paz del Estado y el fin de la violencia etarra. La razón esgrimida ha sido el concurso del Partido Comunista de las Tierras Vascas en las recientes elecciones de esa comunidad, sin reconsiderar que fue el gobierno del señor Aznar, hace dos años, el que permitió la inscripción de esa formación política, con Acebes como ministro del Interior y don Mariano como vicepresidente. Bloquear ese frente común contra la violencia cuando acaba de producirse en Francia un importante robo de explosivos, con la presumible firme de ETA, es un infame despropósito.

Durante el año que acaba de cumplir el actual gobierno socialista al frente del Estado, el señor Rajoy ha sido recibido por el presidente de la nación diez veces más que el señor Zapatero por Aznar en toda una legislatura. El dato refrenda la intención expresa y fehaciente de diálogo por parte de Rodríguez Zapatero. Si el PP lo bloquea en algo tan decisivo como la lucha antiterrorista, una de dos: o en el Partido Popular hay una crisis de caballo por el liderazgo que lo tiene sumido en el desbarajuste, hasta el punto de perder los papeles, o se están dando en su interior crecientes tendencias extremistas y hasta cismáticas, más en armonía con los postulados ultras de señalados voceros de la intransigencia y el resentimiento que con la crítica constructiva e inteligente de una oposición responsable.

Noticias relacionadas

Durán i Lleida transversal

Se nos jodió Cataluña

Habla, pueblo, habla

UCD adquirió “Habla, pueblo, habla” para su campaña de 1977

Cataluña a la deriva (II)

La enajenación colectiva

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris