Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ni talante ni pa' trás   -   Sección:   Opinión

¿Habemus? No, corto mus

Miguel Sánchez Pérez
Redacción
domingo, 24 de abril de 2005, 06:17 h (CET)
No quería titular este escrito con el ya mítico “habemus papam”, que lo hemos leido y escuchado hasta la saciedad. Pero aun así, no voy a ser menos y voy a hablar del nuevo pontícife.

Tengo la curiosidad de saber si los escogen por el pelo, es decir, que no es posible ser papa con el pelo negro o rubio, hay que ser canoso por imposición, de ahí el nombre del país: Vati-cano.En ese aspecto quieren ser muy modernos y que haga juego el pelo con el traje. Aunque luego no se fijan en la talla…por el amor de Dios (y nunca mejor dicho), que le queda enorme, con esas mangas que le llegan a los tobillos; no me lo quiero imaginar comiendo sopa porque puede ser un espectáculo. Pienso yo que será como el bolsillo de ‘Doraemon’ y ahí guarda todas sus cosas: las llaves, los clinex, la tele, la radio, el móvil, el papamóvil…

La elección fue, cuanto menos, curiosa. Me explico: se meten más de 100 hombretones en la Capilla Sixtina para elegir al nuevo Papa, cierran con llave y se conoce que la tiran o la destruyen, porque para que el resto del planeta sepamos cuándo han terminado la elección nos van a emitir unos humos por una chimenea; no se vayan a herniar enviando un sms, un email o un papelito por debajo de la puerta por lo menos. Volviendo a la chimenea, el color del humo creo que depende de estos factores: si lo que fuman es chocolate, sale negro y quiere decir que no hay nuevo Papa, y si fuman tabaco sale blanco y como no están muy colocados ya están preparados para presentarnos al nuevo Santo Padre. Y no quiero que penseis que me quiero meter con los cardenales, porque lo de 'fumata' se lo han inventado ellos. Pero esta teoría me la desmonta un hecho, porque yo creo que el Papa ya lo tenían elegido desde un primer momento pero querían reirse un rato de nosotros (efectos de la Santa María) y fue una cosa tal que así (leer con voz de estar un poco ‘colgao’):

- ¿Qué hacemos, sacamos el humo blanco ya?

- Nooor, ¿Qué dices ‘carde’? Vamos a jugar un poquito. Mira ahora un poco de humo negro, ahora blanco, ahora gris, ahora azul…

- ¿Oye, y no había que tocar las campanas?

- Jiji, es verdad…bueno así tiene más emoción…

Y en ese momento, todos los locutores de radio y televisión acordándose de la madre del que se le ocurrió la brillante idea del humito. Era como “yo aún no me aventuro a decir que es blanco, es como grisaceo, pero claro el día está muy nublado y no se ve bien los colores…”

Ahora que me doy cuenta, estoy hablando de todo menos del nombre, creo que se llama José Ratzinguer de Santander, bueno se llamaba, porque ahora se ha cambiado el nombre de pila (duracel creo) por Benedicto XVI. Que yo me imagino cuando terminó la votación y le dijeron que era el nuevo Papa:

- Bueno muchas gracias queridos moratones (o cardenales), que sepais que me voy a esforzar por ser un buen Papa ¡Viva Joseph Ratzinger I!

- Eh... vamos a ver Josito. No es por quitarte la ilusión, que eres el nuevo pontícife y te respeto por ello; pero es que vamos a ver, no quiero ser grosero ni tosco pero, ¡no te vas a llamar con esa mierda de nombre! Mira si quieres te doy unos nombrecitos y eliges el que más te guste.

- ¿Y no me puedo llamar, por ejemplo, Miliki I, que es un nombre así curiosete?

- Bueno, esperáte que me lo piense…NO. Puede elegir entre Pío, Juan, Juan Pablo o Benedicto.

- Venga pues ala, Benedicto como el programa de Ana Rosa Quintana de hace años, eso que iba de juicios que me gustaba mucho. Pero me pongo el 16 detrás, que es mi número de cuando jugaba al fútbol en la Conventus de Turín.

Elegido ya el nombre, solo le falta casa y coche, y ya se puede emancipar sin problemas. En cuanto a la casa, creo que le han puesto un pisito en un bonito país, muy coteto, del que además va a ser el Jefe de Estado, nada más y nada menos. Y el coche pues el Papamóvil II, de tracción a las cuatro capillas y comulgación asistida, por no hablar del reposa-caliz que tiene en el salpicadero. Total, que el pobre hombre lo tiene que estar pasando fatal, todo son desventajas.

A mí particularmente me gusta la elección de Benedicto XVI, porque es un hombre jóven, que viene con mucha fuerza y muchas ganas de hacerlo bien. Asi que heil Joseph, digo suerte Ratzinger.

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris