Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

EEUU se la juega

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
sábado, 23 de abril de 2005, 04:13 h (CET)
“Se supone que la política es la segunda profesión más vieja del mundo. Estoy empezando a darme cuenta de que se parece mucho a la primera.” (Ronald Reagan)

Se van a celebrar elecciones en los Estados Unidos. El Partido de la “Yihad 11-S” pretende concurrir a los comicios y presenta como candidatos a hermanos, primos y sobrinos de Mohammed Atta, Al Shehhi y demás terroristas suicidados en el World Trade Center de Nueva York y en el Pentágono el 11 de septiembre de 2001.

El principal partido de la oposición insta al Presidente de la Nación a ilegalizar inmediatamente a la formación política que pretende burlarse de todos los norteamericanos y conseguir, gracias a una previsible representación parlamentaria, financiación para poder organizar más masacres, así como representación política que le facilite un altavoz para extender la yihad por todo Estados Unidos, y así someter a la histórica Nación.

“No deben concurrir a las elecciones, porque no son demócratas. Son terroristas. Han asesinado a más de 3.000 personas. Se burlan de la democracia y buscan conseguir financiación para proseguir con su guerra santa”, truena el candidato del partido minoritario. Dan por hecho que dicho partido jamás podrá concurrir a unas elecciones en una USA democrática. ¡Pardillos!

El Presidente ya ha hecho números. Calcula que Ben Laden podría obtener unos escañitos en la Cámara de representantes, de forma que su partido subirá un poquito y la oposición bajará. Esto le dará la victoria. Habla de diálogo con todos, empezando por los yihadistas. Con todos menos con la oposición. Habla de no silenciar la voz de quienes defienden los asesinatos, en nombre de la libertad de expresión. “No hay que acallar la voz de miles de ciudadanos norteamericanos, aunque defiendan la yihad”, declara su número dos y candidato a Vicepresidente a la CNN.

Así que aquél que se supone que representa a todos los useños, víctimas del 11-S incluídas, mezquino, miserable y partidista, decide no instar a la Fiscalía del Estado para que ilegalice la formación terrorista. No recurre al Tribunal Supremo de los Estados Unidos.

La oposición clama en el desierto. Presenta pruebas de la relación del partido “Yihad 11-S” con Ben Laden. Algunos de sus candidatos han sido entrenados en los campos de Ben Laden en Afganistán. Otros son familia directa de terroristas. El partido, financiado por Al Qaeda ha colocado carteles en todas las localidades useñas y ha insertado publicidad en los medios de comunicación. Se coacciona a los candidatos del partido de la oposición. El Presidente califica por sí solo, erigido en Juez y parte, las pruebas presentadas. “No son suficientes”, decreta.

Ben Laden hace una declaración pública, emitida por Al Jazeera y repetida inmediatamente por todos los medios de comunicación occidentales anti-occidentales (alguno incluso llega a ceder algún espacio digital para hacer entrevistas al candidato número uno del partido yihadista) animando a los norteamericanos a apoyar, en nombre de la democracia y de la paz, al partido en cuestión.

Y llega el día de las elecciones. Las colas en los colegios electorales son enormes. La participación a las 12 del mediodía se ha disparado 10 puntos con respecto a los anteriores comicios.

El Presidente se frota las manos. Está seguro que su propuesta de diálogo con los yihadistas para convencerlos de que dejen de matar ha encantado al pueblo norteamericano. “Se va a enterar la oposición, va a desaparecer, voy a ser el campeón de la Paz”, dicen que comenta en privado a sus más íntimos. “Mi enemigo no son los yihadistas, es la oposición que pretende desplazarme del poder”.

Los datos de participación siguen incrementándose según avanza la jornada electoral. A las 6 de la tarde, a dos horas del cierre de los colegios electorales, ha aumentado ya en 15 puntos. Euforia en la Casa Blanca.

Cierre de urnas. Los sondeos a pie de urna descolocan al Presidente y a sus asesores. Según éstos la oposición habría literalmente arrasado en los comicios, los yihadistas no habrían conseguido representación parlamentaria alguna y su partido habría obtenido el peor resultado de toda su historia.

A las 11 de la noche los sondeos se confirman: los terroristas no han conseguido más que un mínimo puñado de votos y la debacle del partido del gobierno ha sido monumental. La oposición ha barrido.

La sociedad norteamericana ha demostrado que no es una sociedad enferma. El Presidente enfermo tendrá que ir preparando la mudanza...

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris