Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   A sangre fría   -   Sección:   Opinión

Las flechas de Carrillo

Jesús Nieto Jurado

sábado, 23 de abril de 2005, 04:13 h (CET)
La trágica historia de España, cíclica en su eterno retorno nos devuelve a la orilla del presente, imágenes, gestos y actitudes que creíamos sepultadas bajo el negro lodazal del tiempo, y que cubiertos por una fina capa de polvo de consenso, resurgen como fantasmas del pasado a menos que las circunstancias atisben una luz de progresismo en esta sufrida nación.

Esta semana, como un rayo en una seca noche de estío, el corazón de muchos demócratas se convulsionaba golpeado por la noticia que desde Madrid afirmaba que un grupo de desalmados de ultraderecha, de falangistas azules, de los de los puños y las pistolas había pretendido agredir a Santiago Carrillo, Santos Juliá y demás intelectuales comprometidos en un acto cultural celebrado en una librería de Madrid. Entre la condena cómplice de la derecha y el aplauso de la Falange institucional.

La amenaza, la opaca sombra de la Guerra Civil, por un instante sobrevoló esta España nuestra que por un momento olvidó el problema vasco, el de los pisos diminutos para asistir atónita al resurgimiento fantasmagórico de nuestro peor pasado, fruto maduro y efectivo de una campaña mediática, de micrófonos y púlpitos que encontró en estos salvapatrias, agresores a nonagenarios ilustres, su brazo ejecutor.

Quizá, como siempre ocurre en este país, la historia olvide a los ejecutores de este atentado a la libertad de la nación, quizá este gesto de la derecha patria no sea más que el canto de cisne de una España condenada a desaparecer, pero tengan en cuenta que en la hoguera del odio, del enfrentamiento, han participado crispados columnistas de escaso bagaje moral que bajo el amparo de libros y columnas, día a día y salga el sol por Antequera, inducen a los pronunciamientos decimonónicos de infausta memoria.

Por último, permitan una ingenua cuestión en esta época de persecución a formaciones políticas: ¿Podríamos encontrar indicios que apunten a la Gaviota en la dirección del yugo y las flechas? Ustedes juzguen...

Noticias relacionadas

No es lo mismo predicar que dar trigo

La demagogia es la hipocresía del progreso

Los pronósticos se cumplieron. España sumida en el desconcierto

“Acepta. No es resignación pero nada de hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar” Dalai Lama

A vueltas con la justicia

Desde el Código de las Siete Partidas a nuestro sistema punitivo actual han pasado siglos pero, a mi entender, sigue siendo bastante deficiente

Pedro Sánchez no aprende

Su irresponsabilidad es un hecho hasta el punto de estar organizándose el partido para celebrar un cónclave y hacerle ver las desventajas y la insensatez de presentar ahora una moción

Verdad y política, dos caminos enfrentados

No existe razón alguna válida donde la política pueda hacer excepción de su exigencia de verdad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris