Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Bromas aparte   -   Sección:   Opinión

El paso atrás

Ezequiel Estebo
Redacción
martes, 19 de abril de 2005, 22:53 h (CET)
Siempre me pasa lo mismo. Esta terrible combinación de mi falta de tiempo y el trepidante ritmo al que surge la información en el mundo, y en concreto en España y desde que está Zapatero en La Moncloa más, hace que de forma sistemática pierda la posibilidad de comentar aquellas noticias más jocosas en aras de aquellas más importantes o trascendentes. Tal es el caso de esta semana con la noticia de los habitáculos ministeriales. Ya ven. Al final, tendré que quedarme con los comicios vascos.

En realidad, es una pena. ¿El qué? Que yo no sea sociólogo; porque creo que un buen sociólogo encontraría toda una tesis posible acerca de la constatación empírica de la teoría durkheimiana del suicidio en el País Vasco. Tenemos todos los espectros posibles de suicidio egoísta, altruista y anómico y además de forma colectiva, con lo que otras disciplinas como la psicología efectivamente quedarían descartadas.

Es cierto que en ese rincón de España llueve más que en Andalucía, por ejemplo, recuerden ustedes que la hipótesis de la climatología era descartada por Durkheim; pero también es cierto que no necesariamente más que en Galicia o Asturias y allí el nivel de suicidio colectivo es mucho menor por no decir inexistente. Al menos de momento.

Yo ya sé que desde Madrid se les facilita el suicidio gracias al señor Zapatero (lo de "señor" vean ustedes que es la denominación que marca el código aquel de las buenas costumbres del que nunca más se supo) que a pesar de lo evidente permite presentarse al PCTV a los comicios. Ya ven ustedes. Los hechos hablan por sí solos y a quiénes se ampara o no se ampara son evidencias; y sí, se ampara.

Pero aún así, uno no puede dejar de sentir lástima por una sociedad como la vasca, que no ha sido capaz de quitarse sus complejos y da un respaldo de nueve escaños al nuevo delfín de la ilegalizada batasuna. Así son las cosas. Tras treinta años de democracia, el pueblo vasco sigue sin haber aprendido a vivir en paz. La paz se pervierte en manos de los violentos e incluir en el mundo parlamentario a quienes se niegan a condenar la violencia es el precepto social.

La única noticia buena de todo esto es que el Plan Ibarreche ha fracasado. Pero no se crean que es para tirar cohetes. Lo veremos, al tiempo. Al fin y al cabo, han cambiado el plan por una formación política respaldada por ETA. Es un gran cambio, sin duda; pero no un paso adelante, sino para atrás.

En cuanto a las distintas formaciones. El PNV-EA se ha llevado el mayor varapalo, pero sigue siendo el padrino del pueblo; no hemos avanzado mucho. El PSOE ha salido muy fortalecido, felicidades pues. El PP se ha llevado un fuerte golpe pero ha resistido en su parcela. Los grandes triunfadores son sin duda el PCTV que son muy independentistas y se sienten muy oprimidos pero cuando han visto que les enfocaban las cámaras han hablado en claro español para que se les entendiera bien que estaban dispuestos a hacer el mayor daño posible a la convivencia del pueblo vasco entre sí y con el resto de los españoles.

De todo esto, lo único que sí veo realmente bueno y positivo es que con la radicalidad independentista separada del PNV-EA, la coalicción tiene una nueva oportunidad de volver al camino de la moderación; y veremos, no me gusta hacer de bruja lola, que no volverá por tal vía sino que persistirá en la radicalidad, en el extremismo y en la política de confrontación con todo el mundo. Una pena, pues sí; pero cuando es evidente que sin los apoyos de aquellos que se niegan a condenar la violencia no consiguen el poder, el poder pasa a manos de quienes gracias a Zapatero volverán a cobrar dineros públicos para sus campañas no electorales.

Noticias relacionadas

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse

En un mundo de fugitivos

Es asombroso observar que esta humanidad globalizada todavía no sepa vivir armónicamente

La campaña contra la violencia de género

No parece que esté teniendo mucho éxito: siguen muriendo mujeres

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris