Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

Que bien, cuanto sufro

De momento seguimos sin saber qué es lo que va a ocurrir
ZEN
lunes, 28 de noviembre de 2011, 09:13 h (CET)

Déjenme que se lo reconozca en público: tras los resultados electorales del pasado 20N, me cogió  lo que se suele llamar un soponcio. Los habrán que se alegren un poco y los habrán que se alegrarán un mucho, pero la vida es así. ¡Qué le vamos a hacer!

Me imagino que los que, como yo, se consideran de mentalidad progresista e intuyen lo que supone una mayoría absolutisima del Partido Popular estarán preocupados, no necesariamente por sí mismos, sino por la parte más débil de nuestra sociedad. Los familiares de dependientes como los enfermos de Alzheimer; o los trabajadores en paro que no puedan llevar a sus hijos a colegios privados o que empiecen a ver que la Seguridad Social pasa de recordarles su coste mediante facturas informativas, a cobrarles facturas de las de verdad.

Yo recuerdo que, cuando estudiaba la carrera, allá por finales de los años 80, en Radio 3 hacían un programa que se llamaba “¡Qué bien, cuanto sufro!”. En él se relataba en formato de novela radiofónica las historias de dos sadomasoquistas que a grito pelado expresaban lo bien que se lo pasaban revolcándose sobre los cristales de una botella rota o  dándose martillazos en el dedo gordo del pie.

El Partido Popular, que ya nos ha demostrado que sabe gobernar con tremenda eficiencia electoral en la Comunidad Valenciana. Ahora tiene el reto de hacerlo en el resto de España, con muy poco dinero y con la obligación de cumplir con el precepto constitucional de equilibrio presupuestario. Y todo ello sin que el gallinero se le soliviante.

De momento seguimos sin saber qué es lo que va a ocurrir, porque nadie nos lo ha dicho. Pero como decía un gitano que votó en mi mesa electoral: “hay que votar al payo azul” (sic)

Noticias relacionadas

Dignidad y valores

La dignidad es el respeto y estima que toda persona por el hecho de estar viva se merece

Rivera apela al transfuguismo político. Quien no corre vuela

Quizá esta ha sido la más rocambolesca época de distrofia política, donde el futuro de España se está jugando al “estraperlo”

En el último minuto

​Si no fueran politicos adolescentes sino hombres de Estado, con visión del bien común del país y no de partido o personal, se agarrarían 'in extremis' a un gobierno de gran coalición con pactos de mínimos ante los grandes eventos que nos anuncia el futuro

Ver, juzgar y actuar

​Voy colgando mis modestos artículo en un blog al que he titulado “ver, juzgar y actuar”, los tres pasos que aprendimos en el libro de Maréchal, La Revisión de Vida, en mis años juveniles en la Acción Católica y seguramente el paso más difícil es el de juzgar, pues si cada hecho sobre el que me fijo a la hora de escribir no lleva a un juicio sobre mi mismo queda reducido, en el mejor de los casos, a un simple comentario bastante inútil.

Párrafos que no irán a ninguna parte. Parte II

No a los malos tratos, a la maldad. No al dolor inaugurado ni la terquedad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris