Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El arte de la guerra   -   Sección:   Opinión

El derecho a tener un castillo

Santi Benítez
Santi Benítez
domingo, 17 de abril de 2005, 22:43 h (CET)
Si hiciera memoria de mis años mozos, teniendo yo 19 años, me fui a vivir a un piso estudio en la Calle Franchy Roca de Las Palmas. No fue porque me llevara mal con mis padres, todo lo contrario. Estaba trabajando para pagarme los estudios y me dije '¿Por qué no?' El pisito era un sexto sin ascensor que tenía 28 metros cuadrados, bueno, 26 si le quitamos los 2 inútiles metros cuadrados de balcón. Aquel primer estudio, precursor de otros muchos a lo largo de mi vida, tenía baño; plato de ducha, vasija y lavabo, cocina americana que daba mediante una barra al salón-dormitorio-cuarto de estudios y el problema de los libros, es un problema que sigo arrastrando después de tanto tiempo, en aquel momento lo solucioné poniendo varias estanterías flotantes. El televisor era bastante pequeño, tanto que sobraba gran parte del video sobre el que lo apoyé. No había espacio para la lavadora, pero bueno, teníamos muy cerca una lavandería de monedas. Con la distancia que da el tiempo, han pasado ya 17 años, si tengo que ser sincero, diría que una persona no necesita absolutamente más nada para vivir.

Recuerdo que todos los amigos, y las amigas, sobre todo las amigas, pensaban que era un privilegiado por vivir emancipado. Yo también lo creo. Mi generación no se distingue por lanzarse a la vida así. Puedo decir con la boca llena que hice lo que me dio la gana desde los 19 años pagando por ello 40.000 pts. de la época, el agua, la luz y el teléfono.

Ahora me he sentido un poco raro por el revuelo que ha levantado lo dicho por María Antonia Trujillo. Me hace gracia. Aunque lo que más gracia me ha hecho ha sido escuchar a la diputada y presidenta de la Comisión Nacional de Juventud del PP, Ana Belén Vázquez Blanco, que tilda de esperpento el vivir en 30 metros cuadrados. Y digo que me ha hecho gracia porque es un verdadero chiste que alguien perteneciente al PP sea capaz de criticar nada dicho por el Ministerio de la Vivienda teniendo en cuenta que el partido en el que milita abandonó dicho mercado a su suerte durante 8 años. Pero es que si me pongo a hacer memoria resulta que el precio de la vivienda se ha incrementado un 150% desde 1997, una curiosa coincidencia temporal con las legislaturas del PP. Esto, unido a las declaraciones de la diputada, demuestra que seguimos siendo el país de Dalí y el esperpento al estilo Max Estrella.

No nos engañemos, la discusión no es si estos pisos estudio deben existir, porque de hecho ya existen, yo los conozco desde que tengo 19 años y voy para 37. La discusión tampoco es si son necesarios, un vistazo al resto de Europa demuestra que no sólo son necesarios, también son útiles. Entonces, ¿Cual es la discusión? La discusión se encuentra en que el estado regule pisos de alquiler, aunque sean de 30 metros cuadrados.

¿Porqué? Pues porque si yo fuera joven y tuviera para elegir entre un piso estudio regulado por el estado y uno regulado por el clásico listo de turno que tarda casi 2 meses en arreglar el bajante del baño pues la elección es obvia. Ya aparecerá algún espabilado que hable de competencia desleal a los honrados ciudadanos que alquilan estudios de esas dimensiones, todo llegará. La otra gran verdad es que este tipo de alquiler es la única opción para personas que quedan fuera del mercado adquisitivo normal, es decir, el de las hipotecas, los promotores de vivienda y los especuladores del suelo, por no hablar de que podrían escapar muchas parejas que están empezando, pensionistas, divorciados, etc. Son demasiados intereses creados como para que al PP no se le suelte la lengua en defensa de lo que en realidad representa.

Pero es que ahí no acabaron los chistes. Luego me encontré con las declaraciones de Guillermo Chicote, Presidente de la Asociación de Promotores Constructores de España y sendos reportajes en Tele 5 y en Antena 3 muy bien hechos, eso sí, sobre el encarecimiento de los costes que este tipo de construcciones supondría. Mientras leía las declaraciones de Don Guillermo a Juan Moreno, amigo y constructor, tuve que ir a por agua y azúcar porque casi se me muere de la risa. Me hizo una descripción somera de lo que significa construir un edificio, me lo expresó en pesetas y así se lo expreso a ustedes:
Compra de solar (600 metros cuadrados) - 150 millones de pesetas, levantar edificio de 10 plantas a dos pisos de 240 metros cuadrados por planta - 200 millones, total costo 350 millones. Pasemos ahora a la venta. Cada uno de los pisos se vende por 50 millones. Total de la venta 1.000 millones. Beneficio de 650 millones. Dejo que calculen ustedes el tanto por ciento. Ahora hagamos lo mismo en el mismo solar pero en vez de dos pisos por planta meteremos 16 de 30 metros cuadrados a exactamente un millón más por planta, que es lo que cuesta poner más ladrillos, alargar tuberías y poner más canaletas para cables eléctricos. Cada uno de esos pisos de 30 metros cuadrados se vende por 8 millones, en total 1.280 millones en venta. El beneficio sube, no baja y por lo tanto no se encarecen los costes, suben los beneficios, lo demás es pura demagogia.

¿Son los pisos estudio de 30 metros cuadrados la solución al alto coste de la vivienda? No, no lo son. La solución a eso es acabar con la especulación del suelo por parte de los promotores. Pero si son la solución al tremendo problema de una juventud que necesita independencia e intimidad, serían la solución para divorciados y divorciadas que dejan sus posesiones en los tribunales, pueden ser una de las mejores soluciones para esas parejas que no tienen capacidad de acceso a otras opciones. Y sobre todo, son la solución para todas aquellas personas que vivan solas y no necesiten de más espacio que esos 30 metros cuadrados. Yo he vivido en ellos y puedo asegurar que 30 metros cuadrados, incluso menos, pueden ser todo un verdadero castillo. Y por mucho que les pese a algunos, todo el mundo tiene derecho a su castillo, lo dice nuestra Constitución.

Noticias relacionadas

Los oráculos se cumplen. El independentismo enfrentado al Estado

“El nacionalismos es la extraña creencias de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí” G.B.Shaw.

La realidad de los profesores

Parece que los docentes tenemos mala fama, pero no está justificada

Nada dura para siempre

Evitemos el dolor. Podemos hacerlo

Sting y la táctica de Rajoy en Cataluña

La táctica de Rajoy en Cataluña es rock. Puro rock

Diesel

El exceso de emisiones de los motores diésel está causando 5.000 muertes anuales en Europa
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris