Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   -   Sección:   Opinión

Blesa y la muerte como circunstancia eximente.

“Una muerte honrosa puede glorificar una vida innoble” Cicerón
Miguel Massanet
sábado, 22 de julio de 2017, 08:52 h (CET)
La muerte suele ser, para la mayoría de personas, un tránsito obligado a un lugar ignoto que, solamente las distintas religiones, intentan darle un sentido de tipo metafísico, basado, nada más, en la creencia de que, esta vida no concluye con la descomposición de nuestro cuerpo material, sino que sigue espiritualmente más allá del peso de nuestras miserias corporales, de nuestros problemas físicos y morales, de nuestras relaciones humanas con el resto de personas con las que convivimos y allende de las riquezas que se hayan acumulado o las penurias por las que hayan tenido que pasar. Podríamos decir, que, para casi todas las creencias religiosas, la muerte es el simple tránsito, obligado por supuesto, hacia otro tipo de dimensión, de vida extracorpórea o de remanso espiritual en el que, por supuesto, no se va a estar sujeto a los avatares de la existencia por la que cada ser humano, durante más o menos espacio de tiempo, se ve obligado a soportar, unos con más suerte que otros, antes de que llegue el final de su periplo terrenal. Normalmente, el fallecimiento de una persona, aparte del luto y el dolor que experimentan su allegados y amigos, suele significar como un bálsamo purificador para el difunto al que, el simple tránsito hacia la otra vida, le supone que se suelan olvidar todos sus defectos, sus errores, sus enemistades y malas acciones, sus deudas morales (ya que, de las otras, se ocuparán sus acreedores de reclamarlas) e, incluso, sus cuentas pendientes con la Justicia, especialmente si se tratan de acciones penales. No hay orden de detención judicial, de registro domiciliario, citación para ser interrogado o sentencia para ir a la cárcel, que pueda ser ejecutada contra el cadáver de cualquier imputado, por grave que sean los actos criminales que hubiera cometido.

Sin embargo, estas normas que rigen para la Justicia, que son de cumplimiento obligado para las autoridades encargadas de hacer cumplir las leyes penales, que respetan la muerte como si se tratase de un elixir purificador, que dejase limpio de cualquier responsabilidad, el cuerpo inerte de todo criminal; no tiene la fuerza, no rige ni impide que la maledicencia, el odio, los rencores o el afán de venganza de quienes tuvieran cuestiones pendientes con la persona fallecida, de aquellos que se sintieran perjudicados por sus actos, ofendidos por sus palabras, heridos por sus injurias o castigados en sus economías por las artimañas económicas del difunto; perduren más allá del óbito, se prolonguen en el tiempo e incluso, sean trasladados y exteriorizados para que, aquel rencor, odio, reconcomio, contrariedad u ojeriza, no sólo quede reducido a su intimidad, sino que sea elevado al conocimiento público, como medio de dejar patente que aquella persona fallecida puede estar muerta, sin embargo la inquina y el odio contra ella siguen vivos en aquellos que no la han querido perdonar, ni con su muerte.

En el caso del financiero señor Miguel Blesa, una persona conocida por su trayectoria política, por sus conocimientos fiscales, por sus chanchullos financieros y por los perjuicios que, sus actividades fraudulentas (las preferentes), causaron a millares de personas; se puede decir que, su suicidio ( parece que la autopsia ha confirmado que se disparó con su propia escopeta de caza), ha tenido un grane efecto en la opinión pública que, a poco que pensemos sobre ello, nos puede dar la medida de cómo somos los españoles, de nuestros defectos más destacables, de nuestros vicios más endémicos y de la mala sangre que algunos de nuestros conciudadanos son capaces de acumular en sus entrañas, incluso, cuando la muerte ha cercenado la vida de aquellas personas a las que no pueden soportar, odian o desearían que vivieran mil años más, para que tuvieran tiempo suficiente de purgar las maldades que, según su criterio, les hacen merecedoras de una pena más dura que la propia muerte.

Se ha especulado con las causas que, al parecer, existieron para que el señor Blesa decidiera, aprovechando una cacería, terminar con su vida, suicidándose. Hablan de que, a su edad (69 años) ya no se veía con fuerzas para soportar las condenas que pesaban sobre él y el tener que asistir a los distintos juicios que tenía pendientes. Se comenta su bajo estado moral, al sentirse blanco de las iras de todas las personas que le conocían por la calle y lo insultaban o zaherían. Es muy posible que, en realidad, hubiera un poco de todo, junto a la vergüenza que toda persona que ha tenido un alto status social, compartido la compañía de ministros y altas personalidades, habitado en casas suntuosas y dispuesto de vehículos de alta gama; cuando se han sentido humillados, trasladados a la cárcel convertido en carne de presidio y sometido a aislamiento por el resto de los reclusos, que compartían su estancia en el centro penitenciario.

Puede que esté equivocado, ya que se trata de una mera suposición, pero, como parece que sus amigos piensan de él, se trataba de una persona fría, dueña de sus actos, reflexiva, poco comunicativa y, sin ninguna duda, capaz de enfrentarse con serenidad a situaciones extremas para escoger la solución que, a su juicio, era la más conveniente; existe la posibilidad que previendo el porvenir, estando convencido que sus recursos ante el Supremo no iban a prosperar y pensando en la situación en la que iba a dejar a su familia, los malos tragos que les iba a proporcionar y las consecuencias económicas que podían acabar por afectarles, incluso haciendo peligrar gravemente la estabilidad sus finanzas; existe la posibilidad, avalada por la frialdad con la que preparó su suicidio, el hecho de haberse llevado a la finca su propia escopeta de caza, para que no se pudiera achacar su muerte a alguno de sus compañeros de cacería, y la intimidad que escogió para dispararse el tiro, lejos del resto del resto de personas asistentes al evento; permitirían pensar que urdió quitarse la vida para que, todos los casos penales que le acosaban, quedasen solucionados de un plumazo cuando el falleciese; evitando el Vía Crucis que, sin duda, iba a representar para su familia el tener que soportar las consecuencias de una serie de años de comparecencias judiciales y, con toda probabilidad, de sucesivas condenas.

Una muerte rápida, un tiro en el corazón, y todos sus problemas desaparecerían y su familia, dentro de un periodo relativamente corto (no sabemos las responsabilidades de tipo civil que pudieran afectarle) pudiera recobrar la normalidad, sin que la espada de la humillación pública, el deshonor, la venganza y la desesperanza pudiera pender sobre su cabeza a través de los años que le quedaban de quedar sometido a la acción de la Justicia y sus consecuencias. Quiero quedarme con este último pensamiento, aunque, como persona de una cierta educación religiosa, no puedo estar de acuerdo con el suicidio, prefiero pensar que, si el señor Blesa tomó esta determinación extrema, fuera para favorecer a los suyos antes que especular sobre un simple acto de cobardía.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, pienso en que la maldad de las personas, en ocasiones, trasciende los límites de la decencia y lo permisible; máxime cuando hemos tenido ocasión de ver la cantidad de opiniones aparecidas en las redes, en las que se vertían verdaderas barbaridades, insultos, ofensas y obscenidades sobre la muerte y la persona del difunto señor Blesa que, si en vida quizá se le pudieran reprochar sus acciones y el daño que pudo hacer a muchas personas inocentes, una vez muerto, la mínima prudencia y respeto por los difuntos, debería moderar el lenguaje de quienes, sin continencia alguna, han querido unir a la muerte de esta persona, el INRI de no respetar, al menos, a las personas, probablemente inocentes, de quienes forman parte de su familia.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Amigos para siempre

¡A saber cómo vamos a salir de esta!

Que viene, que viene. El ministro Catalá

Y llegó el ministro Catalá, con Lesmes, al desayuno de Nueva Economía Fórum en el hotel Ritz

El olvidado crimen de lesa patria

Entre el PP y JxSí están haciendo de este país un total desastre

El progreso de estos tiempos

18/10/2017 00:00:23

¿De qué depende la auténtica calidad de vida en la vejez?

La esperanza de que las cosas podrían mejorar alguna vez, va esfumándose sobre todo entre los jóvenes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris