Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Réquiem por Coco

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
domingo, 17 de abril de 2005, 22:43 h (CET)
Hacía tiempo que no le veía. Quizás desde que mis hijos dejaron de ser niños, pero durante algún tiempo los días festivos acudíamos a visitarles a él y su familia. Ahora ya no podré repetir aquellas visitas nunca más, el pasado jueves la policía le abatió de manera indiscriminada delante de toda su familia. Al parecer era un gran peligro para los ciudadanos y no se le podía reducir de otra manera. Un emulo de John Wayne sacó su revolver en un irregular “duelo en OK Corral” y dejó a Coco en medio de un charco de sangre mientras su compañera y sus hijos, la última de tan sólo tres semanas de vida, contemplaban con horror lo ocurrido Coco era un Pan troglodytes que es como los científicos llaman a los chimpancés.

Coco y su compañera Mirinda llegaron al Zoo de Valencia hace 27 años. Ambos provenían de un viejo circo y a estas alturas mi amigo se había convertido en el decano de los monos de un zoo indigno de una ciudad como Valencia con unas autoridades tan dadas a la propaganda y el boato. La familia fue creciendo y en estos momentos ya era eso que se conoce como familia estructurada. Con el tiempo fueron viniendo los hijos, Chispi”, “Kate”, “Pascualín” y la pequeña de la casa, nacida el 27 de Marzo y todavía sin bautizar.

La vida entre rejas no debe ser nada fácil y Coco, como todo buen preso, sabía que su obligación era intentar la fuga. Ya lo había intentado en una ocasión anterior, pero ahora, como buen padre de familia, no quiso abandonar a los suyos y salió a la calle en busca de la libertad con toda su monada. Cuando volvía de nuevo al recinto las balas de la policía le dejaron más seco que un bacalao. Seguramente el policía que le abatió estará orgulloso de su hazaña e ignorará, como tantas otras cosas, la Ley de Protección de los Animales como también deben ser desconocedores él y sus superiores de la existencia de unos dardos narcotizantes que la veterinaria del zoo ya estaba preparando para reducir a los evadidos.

A estas alturas del siglo XXI es muy discutible la existencia de parques zoológicos. Algunos los defienden para preservar especies protegidas y en extinción, como son los chimpancés, aunque en Valencia esta vez se ha procedido a un safari, y no precisamente fotográfico, para reducir a este Lute de lo monos. Pero los animales donde mejor están es en su hábitat natural. Si acostumbrados a vivir en pisitos de 40 metros protestamos porque nos los quieren hacer de 30, piensen en esos chimpancés, por poner un ejemplo, acostumbrados en plena selva a vivir en un área de 10 a 20 kilómetros cuadrados cómo deben sentirse, recluidos en una estrecha jaula, ya que el zoo de Valencia, que lleva 40 años esperando su traslado a mejores instalaciones, tan sólo es una estrecha y lóbrega prisión para todos sus habitantes.

Ahora ha llegado la hora de demandar responsabilidades a todos los afectados. Al Patronato de Ciencias Naturales, formado por el Ayuntamiento de Dª Rita alcaldesa casí perpetúa, la Diputación presidida por un antiguo falangista y las Universidades, templos del conocimiento, según dicen. Sin olvidar a los mandos del cuerpo de policía uno de cuyos agentes creyó andar rodando una de aquellas viejas películas de cazadores de leones en la, entonces, remota África. Como siempre no habrá responsabilidades en las cúpulas y lo pagará “poca ropa”, es decir los cuidadores y las científicas en prácticas que cuidaban con mimo y esmero a Coco y su familia.

Noticias relacionadas

Retos médicos

Ante el envejecimiento de la población parece que debe aumentar el número de médicos

Los pensamientos perfectos

Los campos de sangre y lágrimas proliferan por doquier parte del mundo

Dioses de la soberbia

Hay seres que se regocijan maltratando, torturando y que se estimulan con ello

Durán i Lleida transversal

Se nos jodió Cataluña

Habla, pueblo, habla

UCD adquirió “Habla, pueblo, habla” para su campaña de 1977
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris