Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

El Gobierno catalán en zafarrancho de combate

El truco del victimismo como medio de excitar a la masa
Miguel Massanet
miércoles, 19 de julio de 2017, 07:48 h (CET)
Estamos en una situación difícil, probablemente de las peores en las que se ha hallado la nación española desde que, la democracia, se instaló en ella, en el mismo momento en que nos dotamos de la Constitución de 1978. Los ciudadanos, aunque quisiéramos creer que el Gobierno tiene todos los ases en la mano para poder evitar que las amenazas de los separatistas, el anuncio de la Generalitat de una consulta a todas luces ilegal y la puesta en marcha de una serie de medidas encaminadas a evitar los controles que, desde el Estado y los órganos de seguridad de los que dispone, se llevan a cabo para estar a punto de contrarrestar cualquier acción delictiva que pudiera producirse en relación con el famoso “progres”; tenemos la impresión de que todo lo que se pueda hacer ahora ya llega con retraso, que se han dejado pasar ocasiones para cercenar de cuajo estos intentos de desestabilizar el país, que no se han aprovechado y, aún ahora, que parece que ha despertado del sueño de tolerancia en el que ha estado sumido durante años, sigue manteniendo una actitud de exagerada contención, de incomprensible pasividad y de, podríamos decir, contemporización con una realidad que se presenta sumamente amenazadora y que, a nuestro entender, requeriría posturas más enérgicas, decisiones más rotundas y actitudes más explícitas, que dejaran paladinamente claro que la reacción del Estado, ante la amenaza de escisión, no va a ser precisamente lo suave, medida, controlada o mojigata, como hasta ahora se ha venido dando a entender.

Resulta patético que, a esta altura del problema catalán, todavía el Gobierno venga insistiendo en resaltar que la respuesta a un acto declarado de rebeldía contra la unidad de la nación española, un desafío directo a nuestra Constitución y una muestra incuestionable de desprecio a las resoluciones de los tribunales de Justicia españoles, todo lo que tengamos que decir o expresar sea que: los actos contrarios a las leyes van a ser recurridos ante el Tribunal Constitucional. ¡Es absolutamente ridículo apelar a tanta legalidad cuando, la parte contraria, ha decidido prescindir de ella para movilizar a un pueblo en contra de todo el Estado español! Si ya fallaron cuando permitieron los primeros escarceos independentistas ahora, ante la evidencia de que la cosa va en serio, de que ya existe una fecha para la declaración unilateral de una Ley de desconexión de Cataluña del resto del Estado, se sigue utilizando munición de fogueo, cuando la amenaza real de la caída de bombas de verdad ya la tenemos encima. ¿Actuar con mesura cuando ya los separatistas hablan de “soldados de la democracia”?

Probablemente todos los medios y advertencias del Gobierno, del TS o de cualquier órgano o autoridad del Estado hayan servido para dejar claro que no se van a permitir aventuras nacionalistas que pongan en cuestión la unidad de España. Pero lo que viene sucediendo ahora, la forma en la que el señor Puigdemont, apoyado por Junqueras de ERC y presionados ambos por la CUP, un grupo anarquista que probablemente no se va a conformar con aceptar, a regañadientes, que se impida la celebración del referéndum sino que, con toda probabilidad, tendrán proyectado actuaciones, manifestaciones, actos vandálicos y quién dice si, incluso, ocupaciones de edificios públicos o agresiones físicas a personas que ellos entiendan que se han manifestado contrarias al intento de independizarse; no parece que se limiten a aceptar con deportividad cualquier intento de las fuerzas del orden de impedir la instalación de las urnas, los colegios electorales, la propaganda o las concentraciones que decidan hacer para impedir la actuación de los mossos de escuadra, la policía o la Guardia Civil; suponiendo que los primeros se presten a colaborar.

Y aquí una mención al Ejército. Ya sabemos que la intención de los separatistas es que los tanques ocupen la diagonal o que las tropas se instalen en los puntos neurálgicos de la ciudad de Barcelona, por ejemplo. Es cierto y, dentro de lo posible se ha de evitar recurrir al uso de nuestras fuerzas armadas. Pero y ¿si la situación se hace insostenible, si se producen atropellos a las fuerzas del orden o se apela a la violencia, los destrozos, el vandalismo y los incendios, seguirán sin actuar los militares? Normalmente, cuando se habla de ruido de sables se suele atribuir a que el Ejército está preparando una intervención, no obstante, en estos momentos, más bien parece ser que, el ruido de sables, procede de quienes parecen dispuestos a apelar a todos los medios, quizá también a la fuerza, para salirse con la suya. En la última reunión del comité nacional del PDE-Cat; los miembros volvieron a cerrar filas y fue Marta Pascal la que se puso sublime, arengando a sus compañeros con las siguientes palabras: “No hay duda de que todos los soldados del Partit Demócrata están dispuestos a hacer lo que haga falta…” ¿Qué se entiende por hacer lo que haga falta? ¿Acaso el término “soldado” quiso ser una advertencia o sólo se trató de una metáfora indicativa de que todos estaban dispuestos a sacrificarse por la causa? En todo caso, el hablar de soldados en unos momentos en los que el orden constitucional está en peligro, no deja de ser curioso.

No sabemos cuántos de los miembros de los mossos piensan como los separatistas y, tampoco, podemos fiarnos de si la disciplina que reina entre ellos es capaz de mantenerlos al servicio de la LEY. Y cuando hablamos de ley, evidentemente lo hacemos refiriéndonos a las leyes del Estado español, no al simulacro de leyes que pretende proclamar el Parlamento catalán para darle, a sus locuras independentistas, un simulacro de legalidad que, como es evidente, nunca lo van a tener. Los altos cargos afectos a la causa independentistas han empezado a retirarse de la primera línea, convencidos de la inviabilidad del proyecto que venían defendiendo. ¿Cuántos más les seguirán de aquí al 1 de octubre, fecha del gran Armagedón independentista? En todo caso, lo que queda por dilucidar y, a mi modesto entender lo más importante, es saber qué número de los que pertenecen a este 50% de catalanes que se declaran catalanistas, estarían dispuestos a implicarse directamente en acciones contra el Estado, asumiendo las consecuencias de sus actos; o cuáles de ellos no llegan a tanto y se quedan en meros espectadores a los que les gustaría una Cataluña más catalanista. ¿En qué situación quedamos el resto de catalanes que hemos confiado en la protección del Estado para garantizarnos la libertad de ser españoles, dentro de un ámbito cada vez más enrarecido por el nacionalismo?

Volvamos a las FF.AA. ¿Se les ha dado orden a las radicadas en Cataluña para que estén preparadas para el caso de que la situación se hiciera insostenible?, ¿qué sucedería si algunos terroristas o exaltados de la CUP o de cualquier otra formación extremista, decidiera armar un tiroteo en plena ciudad de Barcelona? Esto señores no se soluciona con recursos ante el TC, como tampoco serviría para evitar destrozos que se pudieran producir en entidades bancarias, iglesias, supermercados o mobiliario urbano. ¿Se sabe cuál sería la actitud de la alcaldesa, una rescatada de los antisistema, cómo se comportaría o lo que ordenaría hacer a la guardia urbana en el caso de altercados públicos? O acaso ¿dejaría que los hechos se produjeran impidiendo actuar a la guardia urbana, como ha hecho con los manteros? ¿Si se produjeran acciones violentas y hubiera algún herido grave dentro de los cuerpos de la policía o, acaso, llegara a producirse algún fallecimiento en los enfrentamientos y la situación fuese a peor, intervendría el Ejército?

¿Qué ocurrirá con los que no piensan tomar parte en semejante comedia y no vayan a votar? Si no hay votación es evidente que nada, pero si, a pesar de todo la hubiera, ¿no sería un medio para que los independentistas, por exclusión, tuvieran los nombres y direcciones de los que consideraran sus potenciales enemigos? Son muchas preguntas las que se nos ocurren y, por desgracia, tenemos pocas o ninguna respuesta a la mayoría de ellas. Podemos imaginarnos muchas situaciones trágicas y no somos capaces de evitar recordar los acontecimientos en Barcelona, cuando el señor Companys decidió armar al pueblo catalán, abriendo las puertas del cuartel de San Andrés para que se entregaran armas a todos aquellos que las pidiesen. Los crímenes que tuvieron lugar en las fechas siguiente por un populacho enfebrecido, dan fe de las consecuencias insospechadas de la flaqueza de las autoridades ante situaciones extraordinarias. O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, expresamos lo que pensamos de un Gobierno que, ante una situación tan peligrosa, no parece tener previsto más que acudir a la vía judicial, cuando es muy posible que los acontecimientos derivados de lo que suceda el día 1 de octubre, pudieran acabar de una forma imprevista que desbordara a las fuerzas del orden. Un estado de pre-alerta, un acuartelamiento de la tropa o un nivel de vigilancia y atención superior al normal, suponemos que sería lo que requería la más mínima prudencia ante una situación que nadie sabe en lo que pudiera derivar. En todo caso, esperemos que todo sean meras conjeturas y que, como está previsto, este referéndum de los separatistas, acabe, como debe ser, en agua de borrajas.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Vico

Vico nació en Nápoles en 1668 y falleció en la misma ciudad en el año 1744

Obsesionados con el franquismo 32 años después de su fallecimiento

“La vida de los muertos pervive en la memoria de los vivos” Cicerón

Oriol Junqueras, candidato secuestrado

Perfiles

Apuesta por una cultura de alianzas

Nunca es a destiempo para recomenzar

Una Europa en la que podamos creer

La declaración de París es un manifiesto elaborado por intelectuales de diez países europeos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris