Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Acuerdos y desacordes   -   Sección:   Opinión

¿Los mejores momentos de nuestra historia?

Ana Morilla Carabantes
Ana Morilla
sábado, 16 de abril de 2005, 04:22 h (CET)
Impactante la frase de Zapatero: “Estamos en los mejores momentos de nuestra historia”. Quizás buscaba un titular impúdico y triunfal y ha conseguido plagiar el estilo Aznar: sin autocomplacencia no hay marketing político que valga para gran consumo.

Todos los ciudadanos tendríamos que estar obligados a hacer un análisis ponderado y constructivo de los aspectos positivos y de los mejorables de cada año de Gobierno, tipo redacción de colegio; ello haría que matizásemos nuestros blancos y negros en éste país tan carente de moderación, que equilibrásemos nuestra propia percepción del Ejecutivo y que obviásemos anécdotas tipo la estatua de Franco. Supondría partir de la autodisciplina de la información ampliada y de un constante filtrado de los medios de comunicación, para después quitarnos las vísceras, que diría Rajoy.

De los aspectos positivos de éste año de legislatura, encuentro especialmente satisfactorio uno que es contenedor de muchas medidas con imagen de marca ZP: y no, no es la retirada de las tropas, sino el gusto del Gobierno por la pedagogía democrática y lo políticamente correcto. De él se derivan la reactivación de la vida parlamentaria, el ímpetu desordenado de cumplimiento del programa electoral, la promoción del concepto de ciudadanía y la extensión de su plenitud jurídica a las minorías.

De la pedagogía democrática surge también la formalización del Código de Buen Gobierno del Ejecutivo, la práctica pactista – también obligada - con los Grupos parlamentarios, la elevación de las formas – talante, diálogo, negociación – a bandera proselitista -, o la implicación de la sociedad civil a través de comités de expertos y sabios para objetivar – y consensuar – múltiples reformas como la de la TV pública.

Aspectos más controvertidos, como el esfuerzo táctico de integración de los nacionalismos periféricos y la apuesta por la vía dialogante, civil y parlamentariamente refrendada de las reformas estatutarias, emanan también del mismo principio entusiasta de enfatización democrática, al igual que la polémica reforma de elección proporcional y no mayoritaria de jueces, o la afiliación a un Europeismo agradecido, multilateralista, laico y, hasta hoy, solidario. Hay muchos más ejemplos a reseñar que nacen de ésta pedagogía de matriz socialdemócrata, entre otros, la inclusión de la asignatura “Educación para la ciudadanía”, o la promoción progresista de derechos civiles y de los principios de igualdad y no discriminación.

¿Y en los aspectos mejorables?, vivienda y más vivienda y precariedad y mercado laboral. Es imposible que el mercado de trabajo o la vivienda puedan realmente afrontarse sin amplios planes trasversales e interministeriales en los que echar el resto y donde Solbes no oponga su realismo continuista. Política es reformismo y avance y no podemos vivir en una sociedad que trabaja más horas que ningún país del entorno, en la que es imposible conciliar la vida profesional con nada que no sea dormir, donde comprar un piso incluso de 30 mtrs2 es imposible, y en la que los jóvenes deben trabajar gratis y en precario hasta los 30 años. Es que entre otras cosas, no habrá Pacto de Toledo que resista la falta de hijos que todo esto conlleva. La reforma laboral debe ser mucho más ambiciosa y a Maria Antonia Trujillo hay que darle presupuesto o nombrarla directamente Ministra sin cartera.

Además, por pedir que no quede: Observatorio nacional y autonómico de medidas gubernamentales, Servicios públicos de Empleo proactivos que miren a la empresa y generen oferta de empleo de calidad, más ayudas a la creación de empresas y autoempleo, fomentar el acceso a la lectura y la cultura, más televisiones con menos telebasura( sí, más canales y porqué no CNN+ 24 horas en abierto), impulso de la Responsabilidad Social Corporativa en empresas y en la Administración y medidas contra la deslocalización, ( ¿es que nadie nunca va a limitar a China?), Pactos de Estado en política exterior e inmigración, política de acuerdos y encuentro con países árabes ( otra forma de llamar a la Alianza de civilizaciones), impulso a las relaciones con MERCOSUR, y que Portugal sea por fin parte de la península Ibérica.

Claro que falta algo, pero es que no me parece tan trascendente que nos perdonen Bush y Condolezza.
____________

Ana Morilla Carabantes, es Asesora en Gestión Pública y comunicación política

Noticias relacionadas

Diesel

El exceso de emisiones de los motores diésel está causando 5.000 muertes anuales en Europa

¿Hacia un Golpe de Estado en España?

¿De la III República al Golpe blando?

España encerrada en sí misma

Justo en la esquina de la calle donde me crié en Vigo había un quiosco de barrio

Una puta mierda de sentencia

La sentencia condenatoria contra él es una desgracia para todos los españoles

La conciencia, un instrumento muy útil para la vida

Cuando el ser humano fallece, la energía que ha estado emitiendo no se destruye
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris