Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Moda y Tendencias
Etiquetas:   Desde la madriguera  

Imagen y política

Los líderes, con sus actos, pretenden cambiar la percepción que tenemos de ellos
Teresa Gascón
@Teresa100fuegos
jueves, 17 de noviembre de 2011, 12:18 h (CET)

La política es imagen y en campaña electoral más que nunca. Ninguna aparición en público al azar: fotos con poses estudiadas, vestimenta seleccionada y gestos asesorados. Nada es baladí en estos días en los que se avecinan elecciones. Pretenden comunicar mediante imágenes. Las palabras, se las lleva el viento, pero eso se olvida después del día de las elecciones.




En Estados Unidos, dónde parece que hagan un máster de marketing y publicidad en el vientre de su madre, bien saben transmitir en imágenes. Allí, las primeras damas tienen una posición definitoria y clave en la campaña electoral. En España se quedan en un discreto segundo plano. Contadas han sido las ocasiones que hemos podido ver a una sencilla Sonsóles Suárez. Menos aún a la mujer de Mariano Rajoy, Elvira Fernández y a las otras parejas de los distintos candidatos.


Michelle Obama ocupa portadas y protagoniza titulares: es una prolongación del presidente de los Estados Unidos y de su vida política. Amiga de Oprah Winfrey, Michelle es invitada a participar en series televisivas, escribe libros, reparte condecoraciones o va de compras a un supermercado y se mezcla con el pueblo llano. Es un elemento activo en la imagen política de su marido, porque también forma parte de la imagen de su gobierno. Siempre sonriente y con outfits (modelitos) bien elegidos, también es un icono de moda. Muy amiga de los estampados y de las cinturas altas, formal o elegante cuando toca.

La primera dama francesa, Carla Bruni ha sido modelo, cantante y recientemente madre. Tuvo que serenar su pose para este papel, después de haber sido un poco dicharachera en sus tiempos mozos. Por suerte para ella está en Europa, dónde puedes empezar siendo actriz porno y acabar siendo colaboradora de televisión. Lo más relevante de sus apariciones siempre han sido sus looks, en los que ha tenido que cambiar los tacones por el zapato plano, debido a la estatura de su marido, Nicolas Sarkozy. Ha sido comparada con el estilo de Jackie Kennedy y ella se ha mostrado muy contenta con esa similitud.

Y es que la que mujer del presidente John F. Kennedy y posteriormente de Aristóteles Onassis, ejerció su papel de primera dama como nunca nadie lo ha vuelto a hacer: impecable y correcta, a pesar de no gustarle en absoluto ese título, el que declaró que parecía “el título de un caballo”. Pronto podremos ver su vida interpretada por la actriz Katie Holmes, coincidiendo además, con la publicación de un libro en el que relata interesantes capítulos de su vida y controvertidas opiniones. Que tu imagen sea impecable, no quiere decir que uno mismo lo sea.

Sarah Palin, ex-gobernadora en Alaska y emblema del Tea Party, representa su papel con la bandera estadounidense bien cerca y armada con su moño clásico: es el núcleo duro republicano. Es la perfecta “madre de familia” conservadora, que se fotografía con bebés y condena el matrimonio sexual. Una mezcla de férrea pero concienciada ecologista ama de casa. Pero si hablamos de dureza, la palma se la lleva Margaret Thatcher: pelo esculpido, grandes perlas en sus orejas y un firme carácter eran las señas de identidad de La Dama de Hierro. Pronto podremos ver su biopic, protagonizado por la fabulosa Meryl Streep. A veces Ángela Merkel, la señora de la batuta en Europa, me recuerda a su estilo.

Respecto a nuestros representantes políticos, Rubalcaba le confesó a Jordi Évole en una entrevista que su mujer elegía sus corbatas y personalmente pienso que Mariano Rajoy correrá la misma suerte. Hemos visto a políticas españolas en el front row de algún desfile y cómo olvidar la sesión de fotos de las ministras para Vogue, criticado y tachado por muchos como un acto frívolo. Una imagen, siempre evoca más ideas y percepciones que un discurso, que requiere atención. Ver a un político besar a un niño o ponerse un casco de obrero tiene más efecto en tu mente que promesas y juramentos. Tanto si visita el próximo domingo las urnas cómo si no lo hace, sólo espero que su acto sea premeditado, fruto de la reflexión. Gane quién gane, se avecinan tiempos de cambio, y lo que precisamente necesitamos, es retomar la costumbre de pensar.

Noticias relacionadas

Barefooting o descalcismo, una especie de realidad aumentada

“El descalcismo o barefooting constituye una especie de realidad aumentada”

Cinco trucos para conseguir más luz natural en tu casa

Para crear un entorno perfecto y sentirnos en paz y en calma es muy importante cuidar la iluminación y aprovechar la luz natural

Bluevert La Sagesse

Alta cosmética que proviene de lo más profundo del océano

El poder de una buena imagen y cómo las redes sociales influyen a la hora de escoger las vacaciones de los españoles

Olvídate del pelo encrespado este verano

Nueva técnica para alisar el cabello
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris