Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   -   Sección:   Opinión

Errores garrafales de las izquierdas y pánico entre separatistas

“Los que defienden mucho su pellejo triunfan en raras ocasiones.” W. Shakespeare
Miguel Massanet
viernes, 14 de julio de 2017, 08:45 h (CET)
Alguien dijo: “Sólo los cobardes necesitan de la mentira para eludir la realidad”. Han sido necesarios varios años, multitud de retos, provocaciones y desafíos, bravatas y declaraciones apocalípticas para que, cuando está llegando la hora de la verdad, cuando ya se sienten llegar los prolegómenos del gran enfrentamiento, que ha de poner en claro quién es que dispone de las mejores cartas, en esta partida de póker político entre el Estado español y este ominoso conglomerado de partidos catalanes que se han unido, pese a sus grandes diferencias ideológicas, para enfrentarse, en un juego desequilibrado de fuerzas, soportes legales, legitimidades históricas, razones éticas y morales, apoyos humanos y, la razón mayor, la evidencia de que, pretender convertir un pedazo de un país, imposible de separarlo materialmente del resto al que viene perteneciendo, en independiente, no suele acabar más que en un fracaso total para aquellos ilusos que creyeron que, por ellos solos, podían asumir con éxito todos los complejos mecanismos requeridos para sacar adelante una nación; aquellos “valientes” que se habían pasado años incitando al pueblo a rebelarse sobre el “estado opresor”, empiezan a demostrar lo que, de verdad, se esconde debajo de tanta petulancia y valentía: mera cobardía.

A menos de tres meses del anunciado 1 de octubre, fecha propuesta por el señor Puigdemond como límite para la supuesta declaración de independencia o puesta en marcha de la Ley de Desconexión del estado español; resulta ser que los capitostes que han llevado a cabo todo el llamado “process” para saltarse la Constitución; ignorar las sentencias de los tribunales de Justicia y del propio TC; se han declarado en rebeldía contra aquellas leyes promulgadas por las Cortes españolas, que han considerado que pudieran perjudicar su camino hacia su emancipación de España y crear, utilizando fondos recibidos para la financiación de aquellas competencias asumidas por traspasos del Estado, organismos paralelos a los del gobierno central, con el objetivo de tener preparado, en el momento en que declararan su independencia, asumir todas las funciones que dejaría de prestar el Estado español.

Pues bien, cuando ha llegado el momento de “mojarse”, de asumir el riesgo de enfrentarse a las prohibiciones emanadas del TC, cuando se trata de empezar a estampar firmas, de convocar actuaciones contrarias a las leyes vigentes, cuando tienen que asumir responsabilidades que saben que no las van a poder diluir en aquellos responsables materiales, en los que pensaban apoyarse para eludir las correspondientes sanciones ( inhabilitaciones, multas, malversación de caudales, suspensiones etc.), los funcionarios que ya se han pronunciado en el sentido de que no van a cometer actos que saben que estarán penados por la Ley; ha sido cuando han empezado a hacer marcha atrás, a escurrir el bulto o a intentar cargarle a otra persona la asunción de la ejecución de los hechos, que saben que comportan un desafío a las leyes, aquellas mismas leyes que no hace mucho tiempo, en el Parlamento Catalán, dijeron que estaban dispuestos a incumplir. Ahora, algunos miembros del Govern catalán piden mayor implicación de ERC (Oriol Junqueras y los suyos) y que se evite “caer en la malversación de fondos” una cuestión que parece que no les preocupaba el 9N, pero que saben que la Justicia ya está intentando procesar al señor Mas por los 5 millones gastados en la consulta ilegal que se hizo entonces. Las informaciones hablan de que, a medida que se va acercando la fecha fatídica en la que saben que tienen que afrontar el hecho trascendental de enfrentarse a España, hacen que la euforia que, durante tantos años, los ha mantenido desafiantes y confiados, haya desparecido y ya empiezan a sentir el desagradable temor de que quizá estuvieran equivocados, de que puede que sus ambiciosos planes no fueran tan realizables o que hubiera sido más sensato haber optado por otras soluciones menos drásticas, que les hubieran permitido negociar con el Estado español algunas mejoras de tipo autonómico que, seguramente, les hubiera sido más fácil conseguir.

Se dice que “el ambiente en el Gobern es asfixiante: suspicacias, medias insinuaciones y sospechas de escuchas”. Puede que la deserción de uno de sus más conocidos apoyos, la del señor Jordi Baixet al frente de Empresa y Coneixement, abra el camino a otros que empiecen a pensar que se están jugando su futuro, su patrimonio y el de sus familias. La mera circunstancia del problema que les está representando la compra de urnas para las votaciones ya demuestra hasta que punto la vigilancia de la Justicia les está afectando, sabiendo que, según ha confirmado el TC, cualquier acto dirigido a la preparación, organización, cesión de locales, urnas, fabricación de papeletas, instalación de mesas etc. será considerado como un incumplimiento de la normativa vigente, sin necesidad a que se tenga que actuar ante el TC, para que el Gobierno pueda automáticamente actuar para evitar que los separatistas puedan llevar a cabo su intención de convocar una consulta que, en todo caso, a las 24 horas ya estaría anulada.

El señor Puigdemond, uno de los que, junto al señor Mas, más protagonismo ha venido asumiendo durante todo este llamado proceso, parece que está intentando cargarle el “marrón” a ERC, encomendándole a esta formación la “ejecución” de la consulta en manos de un solo conseller ¿el señor Juncadella?, parece que no les ha hecho mucha gracia y se han apresurado a dejar en evidencia que, si la ejecución quedaba en manos de un “conseller” debería quedar claro que, la responsabilidad del referéndum es “colectiva de todos los miembros del Gobern” ¡ separatistas, sí, pero tontos no!. Choca que, a estas alturas del proceso, todavía existan estas dudas, esta desconfianza, esta evidente suspicacia entre las fuerzas integrantes de Junts pel Sí. ¿No se mostraban tan gallitos en el Parlament catalán manifestando no importarles nada lo que pensase el Estado de sus proyectos?, ¿no estaban tan dispuestos a enfrentarse a los tanques que invadieran la Diagonal?, ¿no se sentían tan seguros y orgullosos cuando acompañaron en comitiva al señor Homs cuando tuvo que ir a declarar ante el TSJC?

Ya comenté, en uno de mis escritos, la forma en la que las tropas del general Franco entraron en Barcelona, en una Barcelona vacía porque todos aquellos que se habían quedado roncos diciendo ¡No pasarán!, habían huido con el rabo entre las piernas hacia la frontera con Francia. El general Yagüe, jefe del Cuerpo de Ejército marroquí, el coronel Barrón y Dioniso Ridruejo, entraron en Barcelona el 26 de enero, sin que sus tropas, Cuerpo de Ejército Navarro y Cuerpo Marroquí, tuvieran necesidad de disparar un tiro ¿Qué se había hecho de aquellos “valientes” que tenían que defender hasta la muerte la capital de Cataluña? Aunque es posible que los hubiera, como sucedió con los máximos dirigentes de la II República, incluido el comunista Negrín, que, en su huida, se llevaran consigo, para asegurarse un dorado retiro en Mexico y Francia, montones de oro, plata y piedras preciosas que se habían incautado a las derechas nacionales, previo arrestarlos, torturarlos en las checas y, finalmente, asesinarlos sin juicio y abandonados en los arcenes de las carreteras. Para que vengan estos ilusos de la Memoria Histórica a hablarnos de las “víctimas” del franquismo. Los hay que dicen preocuparse por lo que va a suceder el 2 de octubre, si el referéndum no se celebra o si se llegara a celebrar, pero fuere anulado automáticamente. Se esperan grandes manifestaciones, alteraciones del orden, salvajadas e incluso ocupaciones de organismos públicos. No niego su posibilidad, especialmente a cargo de estos individuos de la CUP, si señores, estos mismos que han tenido la cara de imprimir unos pasquines con la cara de Leopoldo López, el injustamente encarcelado opositor del tirano Maduro al que, alevosamente, los trasmutan en un sosia del Che Guevara para tratarlo de ¡asesino! Mayor cara dura y descaro no se puede esperar más que individuos cuyos únicos méritos son el ser expertos en cometer actos vandálicos y ser carne de presidio.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, tenemos la impresión de que, si a estas personas del separatismo y de la izquierda de Podemos, como ha demostrado la propia Carmena cometiendo un fallo garrafal en el que se ha jugado su prestigio, al negar a poner una pancarta recordando el asesinato de M.A. Blanco cometido por la banda terrorista ETA; se les deja mostrarse tal y como son, pronto perderán la aureola de redentores del proletariado de la que han pretendido adornarse. La insensibilidad de los comunistas es proverbial y sólo aquellos que no los conocen o que son de su misma catadura, pueden dejarse engañar por sus adoctrinamientos, en los que pretenden presentarse como demócratas cuando, la realidad, demuestra que se trata de una colección de opresores dictatoriales, cuyos métodos están basados en los soviets del señor Stalin. La Historia se ha encargado de desenmascararlos.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Vico

Vico nació en Nápoles en 1668 y falleció en la misma ciudad en el año 1744

Obsesionados con el franquismo 32 años después de su fallecimiento

“La vida de los muertos pervive en la memoria de los vivos” Cicerón

Oriol Junqueras, candidato secuestrado

Perfiles

Apuesta por una cultura de alianzas

Nunca es a destiempo para recomenzar

Una Europa en la que podamos creer

La declaración de París es un manifiesto elaborado por intelectuales de diez países europeos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris