Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Sucesión del Papa   -   Sección:  

Italia sigue en luto mientras espera el nombramiento de un nuevo Papa

Redacción
sábado, 16 de abril de 2005, 04:34 h (CET)
Entre las numerosas cualidades atribuídas al Papa Juan Pablo II el humorismo ocupaba un lugar muy importante. Decía por ejemplo que: “Jesús le preguntó al Padre quiénes eran los cardenales y los obispos” y El le dijo que se lo preguntara al Espíritu Santo, que replicó : «son señores píos vestidos de rojo que antes de hacer algo importante me invocan siempre, pero cuando llego, muchas veces han decidido ya sin esperar mi consejo”. Verdaderamente esperamos que éstos “señores píos y vestidos de rojo” lo invoquen y lo escuchen cuando, desde el 18 de abril, entren en la Capilla Sixtina, sede canónica de los Conclaves.

Rafael Villegas Alarcón / Corresponsal en Italia
La votación se realiza “per scrutinium”, es decir, con votación escrita y secreta. A la espera de todo eso, Italia y su pueblo viven con un aire de esperanza un luto que parece no tener fin. Y por éste Papa, que ha sido seguramente el primero en darse cuenta del gran poder de los medios de comunicación de masas, éstos le han dedicado casi la totalidad de la programación, con amplios espacios desde que fuera ingresado en el hospital romano “Gemelli”. Así que programación televisiva alterada totalmente y un continuo e incesante goteo de noticias sobre su estado de salud, su posterior muerte y una mirada a esos 26 años de pontificado en los que ha ha hecho tantas cosas y en los que también le han quedado muchos proyectos en el tintero, por ejemplo, un viaje a Moscú y a China.

Después de los tres días de luto oficial decretados por el Estado italiano, al país le está costando mucho despertarse. Mientras tanto, continúan las novenas, otros nueve días de dolor colectivo en los que se celebran ceremonias solemnes y misas particulares en memoria del Santo Padre. La masa humana, en un principio para ver un segundo el cuerpo sin vida del pontéfice y, posteriormente para asistir a las novenas, no parece que tenga la intención de marcharse.

Prosigue mientras tanto el debate sobre la canonización del Papa después de que la multitud haya pedido a gritos que lo beatifiquen lo antes posible y tras la enorme cantidad de cartas que han llegado en todos estos años de agradecimiento de los fieles que aseguran haber recibido un milagro. Sobre este asunto se rumorea que se podría avanzar significativamente en el mes de octubre, fecha en la que se reunirá en la capital de Italia el sínodo de los obispos. Pero sobre este tema hay voces discordantes entre los cardenales. Se teme que el pre-Conclave, es decir, el período entre el funeral y el inicio de las votaciones en la Capilla Sixtina, pueda condicionar la libertad de acción del futuro Papa.

Las imágenes que han dado la vuelta al mundo de personas apiñadas que parecían fans de los Beatles en la Plaza de San Pedro, rozan los límites de la ideolatría. Esta gente aclamaba un Papa que, como dice el cristianismo, ha pasado a una vida mejor.

En estos días Roma ha demostrado dos cosas: una, que tiene una capacidad envidiable para desplegar rapidísimamente un gran dispositivo médico y de seguridad para controlar una avalancha de miles y miles de fieles venidos de todo el mundo, sin olvidar la multitud de polacos que se han dado cita en Roma para rendirle homenaje a un hombre que, para ellos, ha sido Papa, político y protector, un símbolo de orgullo nacional polaco. Y dos, buena parte de los comerciantes romanos se han aprovechado descaradamente de la situación histórica y venden bocadillos por diez Euros.

Pensando en el futuro, los periódicos italianos se han aventurado a hacer la quiniela para ver quién será el sucesor de Giovanni Paolo II; según los rotativos, los favoritos podrían ser, entre otros: el cardenal alemán Ratzinger; el Patriarca de Venecia Angelo Scola, nombrado obispo en el año 1991 y cardenal desde el reciente 2003, del que se alaban sus raíces paupérrimas ; Ruini, vicario general de Roma, obispo desde el año 1983 y cardenal desde 1991.

Sea como sea los periódicos italianos han hecho una especie de pirámide, en la cúspide han colocado una serie de nombres de cardenales italianos como favoritos en absoluto para suceder al difunto pontéfice, en el escalón inferior han situado a los cardenales europeos junto a los latinoamericanos (aunque no han hablado de ningún español como posible sucesor), y, en la base, sitúan al resto de cardenales, es decir, a los purpuratos africanos, asiáticos y norteamericanos.

Según la prensa nacional, la iglesia asiática no está preparada para mandar un Papa a Roma porque está demasiado influenciada por otras Iglesias locales; la iglesia africana sería demasiado nueva y la norteamericana estaría demasiado influenciada por la política local y envuelta en demasiados líos.

Sea como sea, muerto un Papa se nombra otro. Se cree que el nuevo obispo de Roma seguirá la línea del anterior, pero no todo está dicho, todo está por ver.

De todos modos la Iglesia Católica ha conseguido una cosa: mover a miles y miles de fieles. Comparable solamente a cuando murió Ghandi. Hay quien dice que todo esto beneficia a la Iglesia y se espera solo que el nuevo Papa sea digno de su puesto y, por qué no, un poquito más liberal de acuerdo con la evolución de la sociedad.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris