Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La vida desde dentro   -   Sección:   Opinión

Arranque de campaña

Santiago González
Redacción
lunes, 11 de abril de 2005, 22:12 h (CET)
La campaña electoral ha tenido una suerte adversa desde el punto de vista mediático, cegada por el fulgor del óbito de Juan Pablo II. Pero la atención de los medios es una amante casquivana y efímera y dos acontecimientos nuevos han venido a suponer el alivio de luto para la campaña vasca.

El primero es el arranque con todas las de la ley (y el apoyo de Batasuna) de la candidatura del PCTV. Quién iba a decirnos que la aparición de un partido comunista nuevo, tan modesto, iba a trastocar el mapa electoral y las encuestas de la noche a la mañana. No se conoce fuerza política cuyo presidente y fundador no haya concedido entrevistas a los medios y ocupe en las listas un honrosísimo, aunque muy discreto décimo puesto. O sea, para no salir ni siquiera en las listas del PNV-EA. Esto es así desde que se escribieron los Evangelios: «No se enciende una luz para ponerla debajo de un celemín, sino sobre un candelero, a fin de que alumbre a todos los de la casa». (Mateo, V-15).

El segundo es el aterrizaje en campaña del presidente del Gobierno con unas afirmaciones curiosas. Dice, por ejemplo, que «el 70 o el 80% de los vascos no anda por la calle, ni en el trabajo, ni en la familia, distinguiendo entre nacionalistas y no nacionalistas». El porcentaje es discutible, claro, pero aun dándolo por bueno, ¿considera que el 70 o el 80% de los vascos se levanta sintiendo el mono del nuevo Estatuto y el referéndum que él promete en los dos próximos años?

A la pregunta de si descarta un acuerdo con el PP para formar gobierno, responde: «no estaremos en gobiernos de frentes, no apoyaremos un gobierno de frentes aunque nos suponga ir a la oposición». No se entiende por qué sería en su opinión un «gobierno de frentes», un ejecutivo formado con exactamente la misma lógica que los gobiernos municipales de Barakaldo, Portugalete, Santurtzi y Andoain, por poner cuatro ejemplos. Considera también que nos encontramos cerca del final de la violencia por dos razones. La primera es el rechazo social de la violencia en Euskadi, «el más alto de toda la historia». ¿Más que el 12 de julio de 1997, el día en que ETA asesinó a Miguel Angel Blanco?¿Más que el 19 de marzo de 1989, en aquella manifestación en que Bilbao se reventó por las costuras? La segunda razón es que la violencia «se ha convertido en mi gran empeño como presidente y todos los días dedico tiempo a este problema». No como Aznar, Felipe, Calvo Sotelo o Suárez, que, por lo visto, no se centraban en el tema. En fin, más madera, que es campaña.

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris