Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La buena noticia   -   Sección:   Opinión

Wedding planner (o manager)

Manuel Montes Cleries
lunes, 10 de julio de 2017, 09:19 h (CET)
Se ha puesto de moda; que le vamos a hacer. Yo pensaba que después de las casamenteras del “violinista en el tejado” y dada la escasa propensión al matrimonio de las generaciones actuales, dicho trabajo había pasado a la noche de los sueños.

Nada de eso, cada vez hay menos bodas “por la iglesia”, pero proliferan los casorios “por lo civil”, “por lo criminal”, o juramentándose ante el director de la banda del pueblo. Lo importante es la celebración. Y ahí entran los personajes, oficios y dedicaciones que se recogen bajo el paraguas de la denominación que da título a esta buena noticia.

La chispa luminosa se asomó a mi mente el pasado viernes al anochecer. Como si de un hongo se tratase, apareció en medio de la playa una pequeña carpa que amparaba a una familia vestida de blanco. Todos se fotografiaban bajo la escasa luz reinante. En la mezcolanza humana no se distinguían bien los contrayentes. Gritaron los vivas correspondientes y se comieron y bebieron el manso hasta altas horas. Me pareció unas boda.

Sé, porque lo he intentado explicar muchas veces, que una boda es un contrato con dos protagonistas principales –los contrayentes- y un testigo cualificado. Este puede ser representante de la Iglesia (Sacramento del matrimonio), de la comunidad civil, un miembro destacado de otras religiones o creencias, un jefe Papúa o un patriarca gitano, entre otros. Todos ellos dan fe del suceso. La comunidad lo disfruta y propaga la noticia. Además hay una ceremonia previa que también goza de un gran predicamento: la petición de mano a la americana y con cámaras por medio. Puede ser en un partido de futbol, una corrida de toros, un concierto o la maratón de Alfarnate. El caso es ponerse de rodillas, hacer el “ridi” y entregar un anillo.

Cuando yo me casé, allá por los tiempos de Maricastaña, esa labor de preparación de la boda la realizaban los contrayentes y consistía en: enseñar la casa, poner una lista de boda, invitar a los familiares y amigos, contratar el templo y las flores, buscar al celebrante amigo, vestirse ambos de forma tradicional, celebrar los esponsales y llevarse a los invitados a un restaurante a fin de agotar las últimas pesetas que te quedaban.

Posteriormente he tenido la suerte de seguir asistiendo a muchas bodas. Con más implicación en la de mis ocho hijos. El festorro ha ido in crescendo. La primera y la segunda de ellas fue muy parecida a la nuestra; la tercera con chaqués y tracas en la puerta; la cuarta con una celebración en medio de una especie de selva. Etc., etc.

De ahí en adelante innovaciones hasta llegar a la última; drones volando por encima de los participantes, caminos de antorchas, bailes “populares” a toque de corneta por las distintas mesas… El acabose. Una autentica preciosidad en medio de una batalla provocada por el famoso manager que no nos dejaba tranquilos. Al final, a las tantas, llega la liberación del chaqué, del chaleco y de la corbata.

Menos mal que no me quedan hijos por casar. Si no, podría morir en el empeño. Pero no hay mal que por bien no venga. He disfrutado de las ocho como de la primera. El grupo familiar ha ido progresando. La foto ya es panorámica, pero las bodas son siempre una BUENA NOTICIA.

Ya sea en un templo, en la calle, en el campo o en la playa, siempre habrá una pareja feliz que disfrute junto a los suyos del día más bonito de su vida.

Después vendrá el proyecto común o las dificultades. Pero con wedding planners o sin él, los planes de vida los tendrán que diseñar día a día. Suerte para todos. La forma es importante, pero el fondo: “mirar ambos en la misma dirección” es lo esencial.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Amigos para siempre

¡A saber cómo vamos a salir de esta!

Que viene, que viene. El ministro Catalá

Y llegó el ministro Catalá, con Lesmes, al desayuno de Nueva Economía Fórum en el hotel Ritz

El olvidado crimen de lesa patria

Entre el PP y JxSí están haciendo de este país un total desastre

El progreso de estos tiempos

18/10/2017 00:00:23

¿De qué depende la auténtica calidad de vida en la vejez?

La esperanza de que las cosas podrían mejorar alguna vez, va esfumándose sobre todo entre los jóvenes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris