Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Mentiras   -   Sección:   Opinión

La medalla de EH

Tonia Etxarri
Redacción
domingo, 10 de abril de 2005, 23:32 h (CET)
Resulta que Otegi, sin haberse ido todavía, vuelve por los fueros (no los suyos sino los de los comunistas de las tierras vascas) para mantener la tensión electoral ante su parroquia y, de paso, dejar la sombra de la duda acerca de su futuro papel en el próximo Parlamento. ¿asesor áulico? ¿entrenador de este grupo, cuyas siglas traducidas al euskera se identifican con la antigua Euskal Herritarrok?

El caso es que mientras la vicepresidenta Fernández de la Vega anuncia, con toda solenmidad, que el Gobierno de Zapatero ya ha encargado a la abogacía y Fiscalía del Estado «que los estudie», los reconocidos, pero observados por la Justicia, se crecen tanto, desde que pueden lucir la medalla del apoyo de la peña de Otegi, que no se cortan un pelo al preguntar a Ibarretxe si piensa seguir «apaleando» a la izquierda abertzale. ¿Hombre! tampoco es eso. Un ertzaina recordaba, en privado, hace unos días que si hay que hacer cumplir la ley no se puede invitar a un café a los delincuentes. Y le venía a la memoria el capítulo humillante de un parlamentario de Batasuna que luego (por casualidad seguramente) resultó ser de ETA y que pasó a la historia por «sacarle pecho» a un agente. En fin, que la cadena sigue.

Y Otegi, esta vez sin la ayuda de Atutxa, ya tiene paraguas. Ahora muchos ingenuos (parece mentira que, con la que ha caído, todavía haya tantos, ¿eh?) entienden por qué el PCTV se negaba a condenar a ETA. Si lo hubieran hecho, como Aralar, no les habrían apoyado desde Batasuna . Así es que, frivolidades, las justas, que la coalición de Zabaleta, por cierto, está sufriendo una persecución notable durante la campaña. Que no se puede prohibir la palabra, dicen estos candidatos a los que posiblemente vayamos a oír en el próximo Parlamento, si la Justicia no encuentra pruebas para cortarles el suministro. Pero al PP y al PSE , se les ocurre que la palabra que consiste en jalear a ETA para que siga matando, debería ser considerada delito mientras siga funcionando el Estado de Derecho.

María San Gil, en su campaña de implicación personal («fiaros de mí; yo nunca hipotecaré vuestras pensiones por intereses de partido», decía a los jubilados) cree que hay que impedir que los amigos de Batasuna manchen el Parlamento con su presencia. No se entiende, sin embargo, la persistencia de Pa-txi López en recordar, en plan Blanco, que el PCTV fue legalizado cuando Acebes era ministro de Interior. Ya. ¿y qué quiere decir López con eso? ¿que si el ministro de Interior hubiera sido un socialista, los comunistas de las tierras vascas estarían ahora prohibidos? Que lo explique en el siguiente mitin, por fa.

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris