Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El Consueta   -   Sección:   Opinión

Dudas sobre los papeles de Wojtyla

Félix Población
Redacción
sábado, 9 de abril de 2005, 22:52 h (CET)
Una vez hecho público el texto íntegro del testamento de Juan Pablo II, sorprenden cuando menos en su contenido tres cosas. La primera es el desconocimiento definitivo, al no figurar mencionado en dicho documento, del cuarto cardenal in pectore nombrado por Su Santidad en 2003. La segunda es la intención de dimitir del pontífice a mediados del año 2000, sobre la que pesa -una vez revelada- la hipótesis de un error espontáneo de traducción conceptual no muy digerible. En tercer lugar, su deseo y mandamiento expreso de que todos aquellos escritos personales fueran quemados a su muerte.

Tres de los cuatro cardenales in pectore elegidos por Carol Wojtyla son conocidos desde hace varios años. Se trata del arzobispo Pin-Mei, de la Republica Popular China, del arzobispo de Lviv (Ucrania) y del arzobispo de Riga (Lituania). Su nombramiento secreto (in pectore) obedece a razones de seguridad, que se pueden fundar en los riesgos de ejercicio del apostolado en un medio no favorable u hostil al catolicismo. ¿Por qué el Papa dejó sin mención el nombre del cuarto purpurado, que haría el número 118 en el próximo cónclave?

El humano y comprensible deseo de dimisión (nunc dimittis) de Juan Pablo II a mediados del Año Jubilar del 2000, alcanzada la edad octogenaria y resentido ya por los primeros achaques de la enfermedad, extraña en quien -según se ha venido reafirmando desde las instancias vaticanas más próximas al pontífice- ha querido mantenerse por propia voluntad hasta las penúltimas horas de su agonía a la vista de sus fieles.

El dictamen de Wojtyla de condenar al fuego cuanto escribió en la intimidad, como personal expresión y comunicación de sus pensamientos y su fe, es muy de lamentar para los creyentes que con tanto celo han acudido a Roma a despedirle. La gran acogida de los libros escritos por el Papa, que en reiteradas ocasiones demostró sus dotes literarias, haría segura una multitudinaria difusión de esos escritos póstumos para bien de la Iglesia.

Noticias relacionadas

Heroínas antifascistas de ayer y hoy

Irracionalismo independentista

El ejecutivo ha hecho valer su legítimo poder para parar el incumplimiento del ordenamiento jurídico

El otoño de la vergüenza. España amenazada

La excesiva tolerancia y el desconocimiento de la verdadera amenaza que representa para España el separatismo catalán, atenazan al Gobierno

Al sol y a solas

Patios o cómo está el patio (I)

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris