Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

La boda de los líos

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
jueves, 7 de abril de 2005, 22:01 h (CET)
Desde que aquella chica de la que todos nos enamoramos en su dia se mató en un túnel del viejo París la prensa del colorín ha venido especulando con la futura boda del Príncipe de Gales con su amante de toda la vida. Desde entonces hemos venido conociendo hasta la saciedad los vicios y virtudes de Camilla y su equina cara ha venido apareciendo de manera intermitente en toda la denominada prensa del corazón. La chica de la que Carlos dijo un día que “quería ser su tampax” comenzó a sonar como futura nuera de esa señora que además de ser reina de Inglaterra va haciendo gala de su mal gusto enseñando en todas las revistas unos bolsos y sombreros horribles.

Pero desde un principio esta boda tuvo, como dicen los andaluces, “mal fario”. Al público en general y a las lectoras de las revistas de la víscera cordial en particular no les gustaba esta chica como sustituta de Lady Di. Diana Spencer tenia algo que la hacía simpática al resto de los mortales. Era joven cuando se casó con el hijo de la reina Isabel, daba la imagen de chica a la que nos gustaría proteger y, finalmente, tuvo un final de novela. Muerta en plena juventud al lado de su amante. Todo un clásico de la literatura rosa.

La otra siempre había sido eso: “la otra”, la amante que nunca tuvo un anillo con una fecha por dentro. Encima la naturaleza no ha sido benévola con ella dándole ese aspecto caballuno que luce de manera natural. Quizás eso la hizo más amable para mis ojos, siempre me han gustado los perdedores y Camilla siempre ha ido luciendo ese “look”. Han sido muchos años de tener que esconder su verdadero amor. Ella y Carlos han estado ligados a otras personas pero nunca se han olvidado uno de la otra y en estos tiempos eso es un valor añadido. Un amor oculto es muchas veces un gran amor aunque la verdad no es lo mismo ser amante de todo un príncipe de Gales que “la mantenida” de un simple director de oficina bancaria de tercera categoría..

Y ahora que ambos habían decidido dar cobertura legal a ese amor que tanto dura, pasando por encima, incluso, de la sosa reina de Inglaterra, comienzan a aparecer circunstancias extrañas que les obligan a ir aplazando, tal vez “sine die”, su enlace. Se muere el Papa y tienen que aplazar la boda desplazando al mismo tiempo la celebración de la carrera hípica del Grand National, y cuando ya parece que todo está claro y podrán celebrar unos esponsales que den carta de naturaleza ante el mundo a unos amores hasta ahora ilícitos, se muere Rainiero de Mónaco. Otro entierro más al que tendrá que acudir el príncipe de Gales, ahora sin su falda de cuadros escoceses. Cuando escribo estas líneas todavía no sé si la boda tendrá lugar. A mí esta pareja me cae bien. Creo que su boda es el triunfo del amor y eso en estos días donde tanto se exalta el materialismo es de aplaudir. El “cesar” Bush no quiso recibir a Camilla y nuestros obispos con Rouco Varela a la cabeza hicieron un comunicado, que en España no se publico integro, donde criticaban la boda entre Carlos y una divorciada. ¿Les suena el tema?. Todo esto hizo que esta pareja me pareciera todavía más simpática. Espero que se puedan casar sin problemas y que Camilla llegue a ser Reina de Inglaterra aunque a mucha gente, ingleses incluidos, no les guste esta apuesta de futuro.

Noticias relacionadas

Desmantelando España

Más fácil es reprimir la primera codicia que satisfacer la próxima” Benjamín Franklin. Político y científico estadounidense

Prensa, TV y radios catalanas apoyan el 1ºO

Iglesias alienta la consulta y Sánchez juega a dos barajas

El momento de la tenebrosidad en escena

Andamos crecidos de falsedades. Nos desbordan

Canta y no llores

Tenemos aun latente un tremendo suceso al que no se le está dando la importancia que tiene, perdido entre tanto dolor e incomprensión

Cuando los filósofos caen en el separatismo

Algunas personas venderían su alma al diablo por un minuto de fama
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris