Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Consejería de malestar social

José Francisco Sánchez (Valencia)
Redacción
viernes, 8 de abril de 2005, 09:21 h (CET)
Tarde, mal y nunca. Más de un año después de presentar repetida y regularmente instancias ante la Consejería de Bienestar Social de la Generalidad Valenciana, denunciando la circuncisión ritual de mi hijo de seis años para obligarle a ingresar en la religión mahometana y pidiendo protección para los centenares de menores que, en circunstancias semejantes, se encuentran en grave situación de riesgo de sufrir tan sanguinarias mutilaciones genitales, me ha recibido, no más de cinco minutos, en su despacho del Paseo de la Alameda, el Secretario autonómico, Francisco Reverte, total para decirme lo que ya he venido a saber por mi mismo: que la Administración no piensa hacer, de momento, nada al respecto, porque empieza por no tener las ideas del todo claras sobre el tema, considerado desde un punto de vista genérico. Le he tenido que ofrecer, como amarga despedida, una entrevista con el chaval, despejado a la fuerza, para que les brinde sus contundentes puntos de vista al respecto. Casi se lo ha creído...

Al salir de la fugaz reunión con la moral por los suelos, veo en la prensa una foto de la fachada del Centro Cultural Islámico de Valencia en la calle Arquitecto Rodríguez del barrio de Orriols de la ciudad de Valencia: la flamante placa que sirve de rótulo oficial de la entidad sobre el dintel de la entrada, lleva, precisa y visiblemente asociado, el nombre institucional de la Conselleria, con su yelmo y celada de Jaime I y sus cuatro barras. Muy a mi pesar, tengo que hacerme cargo de que la generosa gestión de los impuestos que se me descuentan, se alarga hasta subvencionar a quienes tienen por tradición inveterada, entre otras, los sacrificios humanos con niños, mientras no dedica absolutamente ni un solo céntimo para intentar proteger con eficacia a los menores contra semejante barbarie. Parece que la camada de funcionarios responsables de este confuso sector de la Administración que gobierna intenta, por lo menos en este asunto, adoptar un criterio de sólida coherencia...

Noticias relacionadas

Durán i Lleida transversal

Se nos jodió Cataluña

Habla, pueblo, habla

UCD adquirió “Habla, pueblo, habla” para su campaña de 1977

Cataluña a la deriva (II)

La enajenación colectiva

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris