Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El Consueta   -   Sección:   Opinión

Cobertura confesional

Félix Población
Redacción
martes, 5 de abril de 2005, 21:58 h (CET)
Resulta sabido que nadie mejor que la Iglesia de Roma para administrar la ceremonia de la muerte en sus tres actos fundamentales: agonía, defunción y exequias. Con el pontífice Wojtyla, futuro san Juan Pablo II el Magno si sus méritos quedan consagrados en la memoria vaticana -como parece previsible-, hemos tenido hasta ahora los dos primeros rituales. Al primero le sobró crudeza, por lo poco misericordiosa que fue para muchos creyentes la repetida comparecencia agónica del Papa polaco ante los fieles. Al segundo le sobraron horas de retransmisión tediosa a través de nuestra televisión pública.

Semejante cobertura, ofrecida desde un medio perteneciente a un Estado aconfesional, no desmerecería de la que se hubiera dado desde la vieja España franquista. Se podría interpretar que el gobierno Zapatero ha pretendido demostrar, con tan intensivo y soporífero seguimiento, que lo suyo con la Iglesia no es precisamente el anticlericalismo feroz que algunos talibanes de sacristía le reprochan.

Falta aún el tercer acto, que promete ser no menos dilatado y latoso que los precedentes. Con él se pondrá término a un pontificado ciertamente decisivo en la historia del siglo XX. Nadie le niega esa condición al de Juan Pablo II. Con todo, no puede justificarse por esa circunstancia una cobertura informativa tan extensiva este último fin de semana a costa del dinero de todos los españoles. Ese tratamiento mediático viene a evidenciar una vez más que los poderes de la institución católica, antes y ahora, cuentan con más privilegios de los que un Estado aconfesional debería permitirle. Esté quien esté en la Moncloa, con la Iglesia seguimos topando.

Noticias relacionadas

Un tejido de hábitos transformadores

No menos trascendentales han de ser nuestras propias transformaciones interiores

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XV)

Hay que liberar a los miembros del Opus Dei de la funesta manía de pensar

Un salabre oxidado

Un relato estival de Francisco Castro Guerra

Te invito a un Cat Café en A Coruña

Ya podía nuestra sociedad darse más cuenta de que son seres vivos

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris