Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

El Papa pasó a mejor vida

África Albelda
Redacción
lunes, 4 de abril de 2005, 22:16 h (CET)
Ayer por la noche falleció el Papa. Pienso que ha sido un alivio para su persona, porque su salud era realmente delicada. Aunque no me considero creyente, al menos no de la Iglesia y todas las fragosidades, ostentosidades y lujos que la envuelven (si Jesús lo viera!), creo que estos últimos días de vida de Juan Pablo II la gente se ha dedicado a despotricar de su persona. He oído atrocidades la verdad, me ha dolido oír cosas así, vamos el hombre ha sido casi un ‘Hitler’. ¡Qué horror!

Me repugna ese tipo de gente que argumenta sus opiniones con, por ejemplo: “Me cago en el Papa, por mi que se muera y que con lo que tiene en el Vaticano que den de comer a los pobres”. Eso a mi no me demuestra otra cosa que ignorancia al mayor nivel. Primero una persona con dos dedos de frente no se caga en gente que no ha hecho nada malo y encima está apunto de morir, Juan Pablo II ha hecho lo que él creía que estaba bien y si eso era estar en la Iglesia y gobernarla, ¿qué problema hay? Ah!, se me olvidaba que los revolucionarios, radicales y extremistas hablan así para mostrar su personalidad fuerte, a mi sólo me demuestran que se quieren hacer notar y ni siquiera saben de lo que hablan.

Segundo, la verdad, yo quería que estuviera bien, él y todos los habitantes del planeta y si morirse es lo mejor que le podía pasar, me alegro por él. Pero por mucho que se muera o viva, o venga otro Papa, la Iglesia es como es, a quien le guste genial y a quien no que respete, digo yo, y si la critica que lo haga de verdad, los insultos no me convencen muestran tanta inmadurez.

Y tercero, que haya gente pobre es responsabilidad de todos, por comprar a Inditex (Zara, Pull and Bear,…) que explota a menores; por haberles colonizado, les sumimos en la pobreza y encima ahora les cobramos por el dinero que les préstamos y que previamente les sacamos dejándolos en la ruina y que aún hacemos, aunque sean independientes por un documento. Luego el deber de que no haya pobreza es de cada gobierno en particular y la Iglesia puede hacer cosas, como todos, porque cada uno puede aportar su granito de arena y no lavarse las manos quejándose y no mover ni un dedo. Eso es tan fácil y tan triste. “Piensa globalmente, actúa localmente”.

Estoy indignada por la estupidez que veo en la gente, que la racionalidad parece que no sólo la dan los libros y las universidades, el factor persona tiene un peso muy importante. Sólo pido un poco de respeto, me encanta hablar con gente que piensa distinto a mi, compartir sus ideas y las mías, pero lo que no soporto es escuchar berrear a una “persona” sandeces con aires de prepotencia.

Noticias relacionadas

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155

El mundo material es la escoria, el Más allá la realidad

El cuerpo del alma está constituido por una estructura de partículas

La epidemia de la desesperación

Un pueblo desesperado es un pueblo sin futuro

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris