Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La vida desde dentro   -   Sección:   Opinión

Entró, entró

Santiago González
Redacción
domingo, 3 de abril de 2005, 22:15 h (CET)
Era un secreto a voces. Cuando Batasuna presentó su candidatura con los mismos cuerpos y almas que tuvieron en la pasada legislatura, hasta los menos avisados intuyeron que se trataba de una maniobra para colar en el tumulto una lista blanca formada por gentes no contaminadas por la violencia terrorista y capaz de atraer los votos huérfanos que dejaba Batasuna por su proximidad con ETA.

Hemos estado tan entretenidos con el juego que nadie ha podido darse cuenta de que en la estrategia de Batsuna no había un solo gambito, sino dos. Aukera Guztiak también estaba destinada al sacrificio y la candidatura blanca de verdad, blanca como lavada con persil, mi querida señora, era el Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV-EHAK).

Ya nos había advertido el Evangelio de que «los hijos de las tinieblas son más sagaces que los hijos de la luz» (Lucas, 16, 8). Todo hace pensar que Batasuna le ha colado una vez más un gol al Gobierno y a la justicia española, al decir de la vicepresidenta y del fiscal general del Estado. No tiene razones para encampanarse Acebes, bajo cuyo mandato en el Ministerio del Interior fue inscrito el partido que ahora comparece, nada menos que en septiembre de 2002, antes de que existiera la Ley de Partidos. La cuestión es: ¿Tiene este desaguisado arreglo? ¿Puede considerarse fraude de ley la comparecencia del Partido Comunista de las Tierras Vascas? Sólo si el Estado de derecho se empeña mucho y no parece que esté por la labor. Ayer mismo la portavoz del nuevo 'ma non troppo' partido expresaba su voluntad de asumir los compromisos de Batasuna y Aukera Guztiak. Batasuna ha considerado «positiva» la iniciativa, mientras Aukera Guztiak no se había planteado aún pedir el voto para el PCTV, ni es probable que lo hagan hasta que esté tan avanzada la campaña que no haya tiempo material para que los tribunales consideren dicha petición como prueba de la ilicitud de sus pretensiones.

Tal prueba no se producirá en términos irrefutables hasta la noche del día 17. Si esta extravagante candidatura comunista obtiene más de 100.000 votos, deberíamos preguntarnos: ¿hubo alguna vez en Tierras Vascas 100.000 comunistas?, al igual que Jardiel Poncela se preguntaba: «¿pero hubo alguna vez 11.000 vírgenes?»

Admitamos la posibilidad de que en Euskadi quizá sí, que no es cosa de poner en tela de juicio la inmarcesible decencia de nuestras conciudadanas.

Noticias relacionadas

La conciencia, un instrumento muy útil para la vida

Cuando el ser humano fallece, la energía que ha estado emitiendo no se destruye

Maduro, Sánchez y el desmadre separatista

“Sé consciente de la diferencia entre análisis amigable y crítica destructiva. Observa si el propósito de tus palabras es ayudar, desahogarte o hacer daño” Napoleón Hill

Arte sacro

El arte sacro sirve para neutralizar la gravedad de la idolatría

La amenaza de una proposición de ley

La ideología de género es un ataque a nuestras mismas raíces

Campaña independentista en Cataluña

Ya ha comenzado el pasado jueves la campaña por el sí a la independencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris