Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Algo más que palabras   -   Sección:   Opinión

La educación no se toma en serio

Víctor Corcoba Herrero
Víctor Corcoba
viernes, 1 de abril de 2005, 22:43 h (CET)
Hace tiempo que lo educativo, contrariamente a lo que se dice, ha dejado de tomarse en serio. Cada gobierno hace su ley y parece importarle poco el consenso. Ni tenemos una educación de calidad para todos, ni tampoco entre todos se ha llegado a un pacto en un derecho fundamental que exige la máxima colaboración y cooperación. Por esa falta de entusiasmo educacional, una parte de nuestros jóvenes abandonan los estudios muy tempranamente, mientras otros adolescentes que despuntan como talentos deciden estudiar en otros países.

Lejos queda también esa educación integral, en valores. Hoy se recibe una enseñanza totalmente incompleta, sesgada, a base de conocimientos que para nada preparan para la vida en común. Sólo hay que salir a la calle y moverse entre jóvenes. Se le pide a la sociedad el apoyo al sistema educativo a fin de crear un clima de formación que estimule la docencia y a los discentes, mientras apenas se propicia debate alguno. También se nos dice en el Anteproyecto de la Ley Orgánica de la Educación, el deseo de acometer una simplificación y una clarificación normativas, cuestión que desde luego la realidad lo pide a gritos, puesto que las competencias son de una incompetencia total en algunas comunidades autónomas.

Un ejemplo de que la educación no se toma en serio, son sus efectos. Por una parte, los educadores se declaran hartos y engañados por los políticos de uno y otro signo tras tantas reformas educativas que, opinan, no atajan el fracaso escolar, cuando éste podría reducirse fácilmente, dicen, restando alumnos en las aulas pongamos por caso. Por otra parte, los padres todavía encuentran un montón de dificultades para escolarizar a sus hijos donde les plazca. Me da la sensación de que la educación de calidad habrá que seguir pagándola acudiendo a centros privados, con la consabida desigualdad de oportunidades.

La enseñanza básica obligatoria y gratuita para todos los ciudadanos continúa siendo la educación primaria y la secundaria. Cuesta entender que la educación infantil quede fuera de esa gratuidad. También se habla de las enseñanzas de idiomas, artísticas y deportivas, ya me dirán cómo, puesto que las infraestructuras de algunos centros es de pena. En suma, nos gustaría esperanzarnos con esta nueva normativa, pero mucho me temo que es más de lo mismo; más discriminación, menos aprendizaje, Por mucha organización de las enseñanzas desorganizadas, los intereses interesados saltan a la vista. Quisiera confundirme en la valoración. Tiempo al tiempo.

Noticias relacionadas

La conciencia, un instrumento muy útil para la vida

Cuando el ser humano fallece, la energía que ha estado emitiendo no se destruye

Maduro, Sánchez y el desmadre separatista

“Sé consciente de la diferencia entre análisis amigable y crítica destructiva. Observa si el propósito de tus palabras es ayudar, desahogarte o hacer daño” Napoleón Hill

Arte sacro

El arte sacro sirve para neutralizar la gravedad de la idolatría

La amenaza de una proposición de ley

La ideología de género es un ataque a nuestras mismas raíces

Campaña independentista en Cataluña

Ya ha comenzado el pasado jueves la campaña por el sí a la independencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris