Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La vida desde dentro   -   Sección:   Opinión

Mal balance

Santiago González
Redacción
jueves, 31 de marzo de 2005, 22:54 h (CET)
La operación retorno ha concluido con el balance que se conoce: 88 accidentes de tráfico con víctimas, que han dejado 105 muertos y 124 heridos. La operación Semana Santa del año pasado había registrado 84 accidentes, con 103 víctimas mortales y 78 heridos. Son muchos. El tráfico se cobra cada año un precio muy alto en vidas humanas y generalmente no sirve de nada comparar las cifras con las del desastre del año anterior, salvo para que el partido del Gobierno y la principal fuerza de la oposición midan en público sus respectivas mezquindades. Si el balance luctuoso de este año hubiera quedado por debajo de las cifras de 2004, los socialistas se habrían dado jaque por haber puesto seguridad vial donde el PP no era capaz de garantizarla. Con estos resultados, los populares están en condiciones de reprochar al Gobierno la inutilidad de sus medidas. Entre ambas posibilidades algo tan aleatorio como una furgoneta que se cayó por un terraplén en Toledo cuando sus ocho ocupantes, cuatro de los cuales fallecieron, iban a trabajar.

El accidente que hace de fiel en la balanza es una señal de lo fútiles que pueden llegar a ser las reyertas políticas. Años ha habido en los que el partido del Gobierno exponía el número (alto) de accidentes como un índice de la pujanza económica, por creciente tamaño del parque móvil, mientras la oposición lo achacaba al mal estado de los coches, de las carreteras o de ambos a la vez.

El número de accidentes ha sido este año muy alto a pesar de que el Ministerio del Interior se había tomado la cuestión a pecho: más controles, más multas y más caras, vehículos camuflados y el carné por puntos cuya entrada en vigor se ha retrasado. La estadística da otro dato: uno de cada dos víctimas mortales podría seguir con vida si se hubiera puesto el cinturón de seguridad.

Noticias relacionadas

A contracorriente

Lo que has de reprochar, antes de hacerlo a otro, corrígete a ti mismo por si acaso

Me quedo con Houellebecq

Neorreaccionario, xenófobo, misógino, islamófobo, neofascista, adicto al sexo… Un deshecho de virtudes que adjetivan a uno de los escritores más vendidos de Francia: Michel Houellebecq

Ternura

En los tiempos históricos e histéricos que vivimos, se me hace “raro” escribir sobre la ternura

El sermón final de San Óscar Romero sigue resonando en la actualidad

Ante una orden de matar que dé un hombre debe prevalecer la ley de Dios que dice ‘No matarás

Complot de iluminados para asesinar al Kingfish

Inquietantes datos detrás de asesinatos políticos fundamentan teorías conspirativas que por mucho tiempo se consideraban producto de una paranoia delirante
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris