Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El Consueta   -   Sección:   Opinión

Logros y errores de Interior

Félix Población
Redacción
jueves, 31 de marzo de 2005, 22:54 h (CET)
Un país tan sensibilizado y sufrido como el nuestro por la incidencia del terrorismo debería felicitarse por la actuación del Ministerio del Interior en los últimos meses. La labor del señor Alonso al frente de su departamento se puede calificar a estas alturas de notable por la diligencia y éxito de las operaciones policiales desarrolladas. Tanto el oscuro activismo de tendencia islamista como el etarra, cuya deseable extinción aún puede sorprendernos por su rabia final, han sufrido las consecuencias del rigor y la efectividad sin triunfalismos con que Interior ha desempeñado y expuesto su meritorio trabajo. Ese proceder denota inteligencia y cautela ante una misión que más que ninguna otra nunca ha de confiarse a la vanagloria. La entidad del fenómeno a combatir así lo aconseja.

Donde no ha llegado ni siquiera al aprobado el señor Alonso es en esa otra área adscrita a su cartera que cada Semana Santa depara al país una estadística estremecedora. Una sola muerte más en las carreteras con relación al año precedente es de por sí un indicador inequívoco de fracaso. Máxime si para prevenir la accidentalidad en ruta se ha invertido presupuesto en la confianza de haber acertado con el diseño y los fines de la campaña de sensibilización. Ni las consignas luminosas, ni los coches camuflados de la benemérita, ni las amedrentadoras imágenes publicitarias han conseguido rebajar esta vez el recuento de víctimas mortales.

Sin embargo, como cada año por estas fechas, una vez más se han repetido las causas fundamentales de los siniestros: velocidad excesiva y falta de uso del cinturón de seguridad. Visto que ni la una ni la otra son tomadas en serio por quienes se juegan la vida vulnerando las normas establecidas, compete a la Administración una mayor severidad en la aplicación de medidas y sanciones que eviten tanto derroche de conducción acelerada y negligencia. O sea, de tanta muerte.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXIX)

Mala cosa es enseñar los galones solamente; o peor, vivir de las rentas

El Gobierno impasible ante las amenazas a España

Sánchez resucita a Franco y Calvo minimiza la amenaza de Torra

Aquelarre monárquico en Barcelona

Hooligans sin respeto por las víctimas

Dios es grande

Sin la presencia del Padre de nuestro Señor Jesucristo las mujeres violadas difícilmente superarán el trauma de la fechoría cometida contra ellas

El mundo se acrecienta de víctimas

Solidaricémonos al menos con su poética mirada
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris