Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Los rebuznos del diputado

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
jueves, 31 de marzo de 2005, 22:54 h (CET)
En mi último artículo dejaba la puerta abierta a la discusión sobre la posible legalización del oficio más viejo del mundo. Dar aspecto legal a los temas del catre es un poco difícil pero no imposible ya que en otros lugares del mundo se ha hecho y se ha conseguido que las señoritas que se dedican a alegrar la vida, al menos durante unos cortos minutos, a sus semejantes tengan derecho el día de mañana a una retiro más o menos honrado y a que, en la actualidad, paguen sus impuestos como cualquier ciudadano. Ser puta y no ocultarlo puede ser un trabajo tan digno y legal como ser banquero. Unas nos alegran la vida mediante el disfrute de sus cuerpos y los otros nos la amargan con el pago de sus hipotecas. Pero todos son necesarios.

Lo malo es cuando a unas se las discrimina por su trabajo y a los otros se les ensalza por ejercer su labor de usureros. Y es que la vida de las putas es muy sufrida, de ahí la frase de “como puta por rastrojo”. Van siempre arrastradas y ni tan siquiera mi corrector ortográfico las reconoce. Cada vez que escribo la palabra puta o el sustantivo prostíbulo unas líneas rojas me avisan que no estoy escribiendo de manera correcta. Debe ser que el corrector de mi ordenador funciona a la antigua usanza y las llamadas palabras malsonantes no le suenan bien e intenta eliminarlas. La palabra puta es muy sufrida, aguanta toda clase de insultos y entre ellos uno muy grave “hijo de puta” aunque por mi tierra a veces decirle a alguien que es un “perfecto hijo de puta” es más una alabanza que un insulto.

Domingo Triguero, alcalde por el Partido Popular, de Pozuelo de Calatrava y diputado regional en el parlamento de Castilla-La Mancha es un hombre que se preocupa por las meretrices, izas y rabizas que trabajan en su jurisdicción. El hombre no se ha cortado un pelo en una entrevista y ha declarado que es visitante asiduo de los burdeles, él les llama “casas de putas”, de su región. Se siente abocado a conocer de primera mano los problemas de estas también denominadas trabajadoras del sexo y qué mejor manera de conocer sus problemas habituales que acudir a los lugares en los que estas señoritas realizan su trabajo. Incluso, según él mismo dice en la entrevista, una vez acudió al funeral de una de estas mujeres y, eso si, por error, presidió el duelo recibiendo el pésame de los asistentes. Seguro que con esta acción se gano un buen trozo de ese cielo que espera a los buenos creyentes.

El problema comienza cuando se acude a los lupanares, yo no tiraré la primera piedra, y se empieza invitando a simples copas para acabar entre las sabanas recién puestas en una cama a la que no se da tiempo a enfriar y, tal vez, no se abona el servicio aprovechando el cargo que uno ostenta. Pero ya sabemos que este no es el caso del señor alcalde de Pozuelo de Calatrava. Él siempre vuelve su casa “ a montar la jaca en casa”. Las feministas con toda la razón el mundo han puesto el grito en el cielo. Comparar a la mujer propia con una caballo castrado y sin rabo, todo el mundo sabe que las jacas son este espécimen de equino, no tiene perdón. Ahora ya sabemos que el señor alcalde y diputado regional va a las casas de putas, como él llama a las casas de lenocinio, para que las amables señoritas del lugar hagan labores de mamporrero, es decir lo preparen para que cuando llegue a casa pueda montar sin problemas a su legitima, que por cierto no ha dicho nada en este asunto.

Ya sabíamos de la doble moral de la derecha más cerril de este país pero ahora las declaraciones de este individuo nos han retrotraído a los años más oscuros del franquismo. Cuando leí lo que este aficionado a las putas decía sobre las señoritas que le alegran la vida recordé algún que otro libro de mi paisano Vizcaíno Casas que, por cierto, tenia más gracia escribiendo sobre las viejas casas de putas del franquismo. Si la dirección del Partido Popular , cristianos, centristas y gente de orden según ellos, sigue manteniendo a este clase de individuos en sus listas deben, a partir de ahora, tener la boca cerrada cuando se hable de la libertad que cada cual tiene con su modus vivendi.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXV)

Es tan sagrada la conciencia de las personas, que su invasión tosca por una secta como esta me provoca repugnancia

Inmanencias

Olvidamos en exceso las realidades innegable bajo el encantamiento de las opiniones frívolas

El barco escoba

El Aquarius se ha convertido en el barco escoba del Mediterráneo

Jaque al Rey

Borbones en entredicho

¿En qué España nos han metido ustedes, señores?

“Madero ha soltado al tigre, a ver si puede domarlo” Porfirio Díaz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris