Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Un día menos  

Hago lo que quiero

Juan Antonio Hurtado
Redacción
miércoles, 30 de marzo de 2005, 20:47 h (CET)
Todo el mundo tiene manías, unas mas extrañas que otras, todo el mundo hace sin preguntarse el porque ciertas cosas de forma mecánica. Muchas de ellas se han ido adquiriendo y aceptando día tras día hasta llegar a ser conocidas por todos, nadie se salva contra ellas.

Cada cuatro años hay un mundial de fútbol, cada cuatro años hay elecciones, cada dos años hay una Eurocopa de Fútbol, cada domingo hay que ir a la iglesia, cada primera o segunda quincena de Agosto los españoles deciden irse de vacaciones a Marbella, cada domingo se come paella, cada navidad se comen uvas, y de esta forma podría seguir hasta el final del folio. Yo tan solo me pregunto ¿Por qué? ¿Por qué tenemos estos hábitos? Pienso que si no actúas como todos, que si no haces lo mismo que ellas y de la idéntica forma, si no lo haces, eso quiere decir que eres diferente, y si la gran mayoría piensa así, es cuando empiezan los problemas. ¿Por qué no puedo ir cada un miércoles o cuando me apetezca a la Iglesia? Lo que intento entender y explicar, es el porque te inculcan unos hábitos inamovibles que quedan obsoletos. Esta claro que hay cosas que están bien programadas, y que aunque alguien quisiera cambiarlas, serian sobre cosas que no podemos interferir y que debemos aceptar que están bien, pero a lo que se refiere a los hábitos personales de cada individuo, es ahí donde tenemos que reflexionar y entender porque somos como somos y porque hacemos lo que hacemos ¿Hay alguien atrás? ¿Por qué hago las cosas de esta forma y no de otra? Quizás en ese momento piense que podrías hacerlas de otra forma mas divertida o estimulante, quizás a parir de ese día el mundo sea mas dichoso, porque los métodos obtenidos en tiempos inmemorables pueden resultar monótonos y aburridos, quizás algún día cambie un poco algo y nos divertimos contando las anécdotas respectivas de cada individuo loco que lucha contra el sistema impuesto a la razón.

Noticias relacionadas

“La Iglesia católica no es extranjera”

Carlos Navarro, Castellón

Escuchar a los empresarios de Cataluña

Valentín Abelenda Carrillo, Tarragona

Recordar la unidad de la persona

Enric Barrull Casals, Barcelona

Señor, justicia, pero no por mi casa

Venancio Rodríguez Sanz, Zaragoza

Efectos de la pornografía

José Luis Hernández, Toledo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris