Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Un día menos   -   Sección:   Opinión

El metro musical

Juan Antonio Hurtado
Redacción
lunes, 28 de marzo de 2005, 00:21 h (CET)
Una noche mas me dirijo hacia las escaleras del metro, silbando vagamente mis canciones preferidas y aventurándome algún que otro día a cantarlas muy suaves para que nadie pueda oírme, entonces es cuando empiezo a bajar las escaleras y me llega un sonido peculiar y conocido, que sorpresa para mi, cuando escucho la canción que estaba silbando, rápidamente bajo las escalaras, toma una curva a la izquierda, subo unas escaleras y me encuentro a un hombre joven con gafas redondas con una armónica y una guitarra tocando Hotel California.

Me acerco a él, me invade el ritmo, empiezo a cantarla, ya recuerdo… Such a lovely place… Such a lovely face… Me encanta esa canción. Cuando acaba empiezo a hablar con el, se llama Emilio, le pido que toque Angie de los Rolling Stones y es cuando noto como el ritmo se apodera de mi, es buenísima esa canción, increíble, me parece increíble la casualidad de que alguien este tocando esa canción en el metro y yo justamente pasara por allí. Después de casi una hora, y de volver a darme la vuelta para oir varias canciones más, me dispongo a irme. Es cuando empiezo a recordar el documental musical que ví hace apenas una semana acerca de la música que hay en el barrio de las 3000 viviendas de Sevilla. Era fantástico ver tocar a un niño de 10 años el cajón extraordinariamente bien, o ver a otro de ellos de la misma edad cantando bulerías o tocando las palmas. Ves a esas personas allí confinadas a la fuerza en un lugar donde no quieren estar, pero no se les escapa la alegría y la música, quizás vayan ligadas, porque no se ve allí una mano derecha tocar la guitarra como en otro lugar de España, tocan diferente, eso es debido a que llevan la música en la sangre, la música esta arraigada a su día a día, es parte de su cultura, ellos hacen música como si fuera algo cotidiano, una cosa mas que hacer.

Es entonces cuando recorro el amplio y largo pasillo del metro hasta llegar a casa y mientras tanto pienso en la música. ¿Qué es la música? La música es la mayor forma de expresión, supera a las demás artes, pues cualquier persona puede acceder a ella, no hace falta que seas un Picasso o un Miguel Ángel, tan solo dale a un niño una guitarra, una flauta, un piano. La música llega a todo el mundo, todos podemos saber si una canción es buena o mala, no hace falta tener conocimiento musical.

Me gusta ver a la gente tocar las palmas, mover el tacón en una tarima, me gusta pararme y retroceder unos pasos para ver a un chica sentada en el suelo del metro con su guitarra tocando No woman no cry, me gusta ver a mi amigo Emilio soplar su armónica a ritmo de Angie, me gusta ver a un niño de 7 años de las 3000 bailando sevillanas, me gusta que alguien se suba al vagón con su piano, me gusta la música de la calle, la verdadera música, la música que hacen muchas personas, que son mucho mejor músicos que aquellos que salen en la televisión y para lo que todo parece ser “increíble” y regalando besos por el apoyo de su publico, me hubiera gustado ver a Bisbal y su pelo rizado dando vueltas sobre si mismo dentro de un vagón del metro y también me gustaría ver a cientos de músicos que tocan en la calle en un escenario con 10000 personas de publico, para que puedan demostrar que la música que sale en la televisión es mierda en comparación con la suya, y todo ello conseguido sin tener que ir a una academia de música donde te daban la comida gratis. Estos músicos que tocan en la calle, hacen música después de sus trabajos, algunos no tienen trabajo y por eso su instrumento musical es prestado y todavía no sabe donde dormirá esa misma noche.

Por ultimo, me alegra saber que este año no representara a España en Eurovisión un grupo sacado de la television, creado por la television para su propio beneficio, como hicieron con algunos que ya todos conocemos. Este año unas amigas de Ecija que ya tienen disco publicado y se han ganado su reconocimiento día a día y a golpe de conciertos puedan representar a España. Para el próximo año les recomiendo a un señor, tengo su dirección, pueden encontrarle en el metro, seguro que ese mismo año ganamos Eurovisión. Para buscar a la persona idónea tan solo tienen que mirar a su alrededor y no alzar la vista al horizonte esperando la llegada de una persona supuestamente superior y mejor a los que ya conocen y permanecen a su alrededor.

Noticias relacionadas

Una revolución contra natura

Resulta perverso pretender la supremacía de un género sobre otro o la desnaturalización de la persona para “moldearla”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXVI)

El Opus Dei sigue siendo un instituto secular vinculado indisolublemente a la prelatura personal de la Santa Cruz

Un poco de respeto, por favor

El master de Casado, el “postureo” de Sánchez las declaraciones de Corina, la venta de armas que asesinan a niños , las provocaciones del emérito y “El Pais”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXV)

Es tan sagrada la conciencia de las personas, que su invasión tosca por una secta como esta me provoca repugnancia

Inmanencias

Olvidamos en exceso las realidades innegable bajo el encantamiento de las opiniones frívolas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris