Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   AL DETALLE   -   Sección:   Opinión

Torrijas

María Sánchez Rodríguez
Redacción
lunes, 28 de marzo de 2005, 22:27 h (CET)
Nunca me han gustado las torrijas, ni siquiera me da por probarlas en estas fechas. Aunque mis amigas me inviten a sus casas para merendar y me las ofrezcan, ni por cumplir vaya. No sé si será por la comparación que siempre he hecho entre las personas y las torrijas, por que sí, nunca me gustaron las personas torrijas.

Y todos alguna vez nos hemos topado con una persona torrija, o tal vez lo hayamos sido alguna vez también nosotros.

¿Por qué, que son las torrijas? Un dulce que es tremendamente azucarado, mojado en leche y sazonado con canela, y para los más golosos embadurnado de miel, pero en el fondo sólo es pan duro, pan duro que para engañar nuestro paladar y gustos finos lo adornamos de azucares. Y no sólo eso, sino que encima como la tradición de hacerlo en casa va disminuyendo, lo compramos en pastelerías y con precios que para sí quisiera algún que otro delicatesse.

¿Os imagináis a la alta alcurnia, o a los reyes de España comiendo pan duro? Eso seguramente seria despectivo para ellos y nosotros al saberlo, pero así tal y como se nos presentan las torrijas, todos lo comemos como el dulce más selecto de la Semana Santa.

Estuve en una pastelería de Pozuelo De Alarcón de las más concurridas de la zona, y las torrijas por unidad estaban a dos euros, en otra cercana a la Puerta del Sol a dos euros con sesenta céntimos. El negocio está claro se suele hacer con todo producto alimenticio de temporada, pero ¿ con el pan duro? Vaya.

Y lo de la comparación entre las torrijas y las personas no hay que explicarlo mucho, las personas torrijas para mí, son aquellas que nos enseñan su fachada impecable y dulce hasta engatusarnos, y en el fondo no son más que eso... pan duro.

Personas que expanden sus ojos color miel, y su voz melosa cual torrija deshaciéndose en nuestras bocas y al final cuando el continente ha desaparecido aparece el contenido, pan duro que no usaríamos nunca, a no ser que seamos adictos a las migas o sopa de ajo.¡Ah! se me olvidaba, las torrijas llevan huevos, pero es que algunas personas torrijas no.

Noticias relacionadas

No es lo mismo predicar que dar trigo

La demagogia es la hipocresía del progreso

Los pronósticos se cumplieron. España sumida en el desconcierto

“Acepta. No es resignación pero nada de hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar” Dalai Lama

A vueltas con la justicia

Desde el Código de las Siete Partidas a nuestro sistema punitivo actual han pasado siglos pero, a mi entender, sigue siendo bastante deficiente

Pedro Sánchez no aprende

Su irresponsabilidad es un hecho hasta el punto de estar organizándose el partido para celebrar un cónclave y hacerle ver las desventajas y la insensatez de presentar ahora una moción

Verdad y política, dos caminos enfrentados

No existe razón alguna válida donde la política pueda hacer excepción de su exigencia de verdad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris