Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Toros

Etiquetas:   Crónica taurina   -   Sección:   Toros

Del destierro a la leyenda

Ignacio de Cossío
Ignacio de Cossío
domingo, 10 de abril de 2005, 23:25 h (CET)
El Cid curtido en mil batallas desde el Valle del Terror, volvió a persistir en la conquista de Sevilla, cuidad que al fin, tomó ayer, poniéndola bajo el señorío de su mano izquierda.

Cuatro verónicas cadenciosas anunciaban tarde grande para Manolo. Con el tercero nadie daba crédito, el piquero sin picar y el toro nuevo. El Cid desde el centro del anillo cita al natural, naturalmente como hacen los toreros machos que no toman ventajas. Manuel nos vuelve a deleitar en esta ocasión con tres series y cinco naturales como cinco soles. ¡Qué aguante, cómo tiró del toro y sobre todo como corrió la mano! La historia se estaba forjando de nuevo y parecía que hasta nuestro Don Rodrigo del Prado también nos acompañaba ayer tarde en la Maestranza. Tarde por tanto para el recuerdo, como lo fueron sus trincherazos y pases por la espalda con olor a pan recién hecho de Salteras, que es el pan de los toreros. Estoconazo, dos orejas y a por el otro. Menuda guasa tuvo el ominoso sexto, bautizado como 'Voy por ti', manchado en el cuadril con una nube negra y cargado de leña para siete inviernos charros. La series cortas pero intensas, de dos en dos, como los pasos aserrados de los costaleros de su pueblo. Dos series de mérito, muestra de un valor de veras y cargadas con un clasicismo marmóreo. Una estocada algo caída y mortífera daban fin a tanto tesón, constancia y fe en el mismo por abrazar la victoria y la gloria final. Sevilla abrió su Puerta del Príncipe a su nuevo coloso y comenzó a escribirse la leyenda. Enrique Ponce y El Juli bailaron con los más sosos de la tarde y solo la excelente técnica y arrojo del primero arrancó la mejor estocada de la tarde, premiada con una oreja de peso.

FICHA TÉCNICA

Plaza de Toros de la Real Maestranza. Domingo de Resurrección, 27 de marzo de 2005.

Se lidiaron cinco toros de Juan Pedro Domecq y uno el tercero de Parladé bien presentados y de juego soso y desigual. Destacó el tercero por su recorrido y nobleza, pese a estar inédito en el caballo. Éste fue ovacionado en el arrastre.

En las cuadrillas saludó José Antonio Carretero tras banderillear con decoro al tercero de la tarde.

- Enrique Ponce, de grana y oro, ovación y oreja
- Julián López 'El Juli', azul marino y oro, silencio en ambos
- Manuel Jesús 'El Cid', azul marino y oro, dos orejas y oreja. Salió a hombros por la Puerta del Príncipe.

Noticias relacionadas

Miguel Hernandez o la forja de un taurino

A Miguel

Don Juan Carlos disfruta de una tarde de toros en Las Ventas

El Palacio de Vistalegre (Madrid) volverá a acoger corridas de toros en 2017

Contrato renovado por un año

Taurinos presentan 20.000 firmas en el TC para que se resuelva el recurso contra la prohibición de los toros en Cataluña

Más de 10.000 taurinos se manifiestan en Valencia

La Feria de Fallas había movilizado en los últimos días a los antitaurinos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris