Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ser o no ser   -   Sección:   Opinión

La resistencia del hormigón

Manuel Alcántara
Redacción
jueves, 24 de marzo de 2005, 23:04 h (CET)
La dirección de obras del túnel del metro del barrio barcelonés del Carmel ha detectado que la falta de cemento era inversamente proporcional a su abundancia en el rostro de los constructores. El Gobierno tripartito tenía que haberse dado cuenta de que hacía falta que le echaran al túnel tres cuartas partes más. La empresa pública GISA, responsable de las obras, ha encargado una auditoría después de haber oído el estruendo enorme que produjo el derrumbamiento de medio barrio, en el que hubo que desalojar a más de mil personas.

No sabían el terreno que pisaban, ya que los estudios geológicos realizados describían un suelo que nada tenía que ver con el real. Tampoco calcularon bien los gastos y del inicial presupuesto de 93 millones se pasó a otro de 129. La resistencia del hormigón empleado era sólo del 38% de lo establecido, cifra mucho mayor que la del 3% de las comisiones.

Por sus obras los conoceréis. La juez que lleva el caso del derrumbamiento que ha dejado en la calle a montones de familias le exige a la Generalitat que aporte el libro de órdenes, donde se reflejan los responsables de cada una de las actuaciones, pero lo que echan de menos los damnificados son las órdenes de detención. ¿Tiene el pueblo español, que incluye al catalán, una superior capacidad que otras tribus humanas para aguantar granujas?, ¿es un mito eso de la rebeldía hispana? Los casos de corrupción están al desorden del día. En otras épocas, cuando la libertad de prensa era un perezoso sueño, los enriquecimientos fraudulentos no se publicaban. Sucedían, pero no se escribían. Ahora pueden delatarse, pero tampoco pasa nada o no pasa gran cosa. Hay que agradecer, eso sí, que estemos muy bien informados. Gracias a la libertad de prensa sabemos que la resistencia de la gente que sufre hipotecas y trabajos y va al fútbol los domingos es muy superior a la resistencia del hormigón.

Noticias relacionadas

Casas malditas

P. Alejandre, Badajoz

No es bueno, ¿por qué?

S. Madrid, A Coruña

¿Por qué tan dóciles a las modas?

E. Barrull, GIrona

Los despropósitos de pro-moción-ado Pedro Sánchez

J. Cruz, Málaga

Bilderberg: algo más que un club

A. Morillo, Badajoz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris