Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La vida desde dentro   -   Sección:   Opinión

Encuestas arriba

Santiago González
Redacción
miércoles, 23 de marzo de 2005, 23:00 h (CET)
El lehendakari realmente existente le atribuye a usted, respetado señor López, la intención de aliarse con el PP con el fin de que «el Parlamento vasco no sea abertzale por primera vez en la historia». Formulación tan hiperbólica explica por sí misma la necesidad de relevar a este hombre de su cargo. Nunca hubo un Parlamento vasco «en la historia» antes de 1980. La mayor parte de sus 25 años de vida (13) ha contado con una mayoría formada por un partido abertzale que sólo lo parecía a ratos y otro que no lo era, el PSE.

Le confieso que a un servidor le gustaría creer que los temores del lehendakari tienen fundamento, pero ni las encuestas ni la realidad dan pie. La de esta casa otorga la mayoría absoluta al actual tripartito y la encargada por los socialistas también, salvo que el PSE y el PP optimizaran a la vez sus posibilidades (21-22 escaños para el PSE, 15-16 para el PP), circunstancia difícil si entre sus electorados hay trasvase de votos. Supongamos que no, que todos los socialistas consideran a los populares «los malos», por usar la terminología del Alto Comisionado para las Víctimas del 11-M. Si Peces Barba tiene razón y los malos lo son de verdad, preferirán votar a Ibarretxe antes que verle a usted de lehendakari. ¿De dónde van a sacar ustedes los votos? Muy sencillo, responderían nuestros amigos de Aldaketa: de esos votantes nacionalistas moderados que están aterrados ante el plan Ibarretxe.

Lo que pasa es que su estrategia choca con sus objetivos, porque el discurso del buen rollito y del talante, el hecho de enviar al Rey dos veces a dar un abrazo a Juan Josué, aceptar la discusión de su artefacto en el Congreso, las sonrisas, los encuentros y las fotos han servido para desdramatizar el plan y darle carta de naturaleza. No se entiende por qué habría de dejar de votar al PNV un nacionalista moderado, si hoy el famoso plan inquieta menos que hace un año, si hoy ustedes mismos consideran que Ibarretxe no va a poder hacer el referéndum porque no tiene las lleves de los colegios electorales, si Aldaketa invita a Rosa Regàs en plan 'guest star' a un mitin en favor de la alternancia y la bibliotecaria estelar declara que la mejor solución para ella es un gobierno PNV-PSE. Seguramente leyó lo de la moción de censura que ambos partidos suscribieron juntos contra un diputado foral del PP en Álava la semana pasada y ella, que no es de pensamiento complejo, ha sacado conclusiones equivocadas.

Sólo nos queda Egibar, la gran esperanza blanca, dicho sea en sentido estricto: «Zapatero debe saber que la consulta se va a celebrar... Solamente va a tener una forma de impedirla, por la fuerza». ¿Bastará para acojonar a los nacionalistas razonables y llevarles a votar su candidatura? Ojalá, pero no creo.

Noticias relacionadas

hasta qué punto falla la vigilancia

Este artículo de opinión es el segundo de cuatro para analizar el fenómeno de los refranes

Cataluña intenta desprestigiar a España

¿Hasta qué punto falla la vigilancia?

Quebrantos delictivos

Si diluimos las normas, diluimos las leyes y diluimos los razonamientos; nos evaporamos como personas

Amnistía Internacional y los tres de Altsasu

La Doctrina Aznar

La dignidad de una generación

La generación de nuestros mayores es la que vuelve a alzar su voz para vergüenza de quienes callan
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris