Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Un día menos   -   Sección:   Opinión

El negocio telefonico

Juan Antonio Hurtado
Redacción
miércoles, 23 de marzo de 2005, 23:00 h (CET)
La vida es un negocio, a veces me paro a pensar seriamente y llego a la conclusión surrealista de que parece que estamos en un tablero de parchis y hay que llegar a la casilla, unos te comen y escalan casillas a tu costa, otros te impiden salir a flote porque se encierran en una casilla, otros no te permiten pasar y encima de todo lo peor es que se ríen de ti en toda tu cara.

Las empresas de telecomunicación son parecidas al parchis, hay tanta competitividad entre ellas, que no te permiten estar en una o en otra porque entre ellas mismas se obstaculizan, todas las consecuencias la sufre obviamente el cliente. Las empresas de telecomunicaciones son un negocio en toda regla, aunque nadie o pocas personas saben bien en que consiste el negocio. Muchas personas piensan que cuando llamas a una empresa de telecomunicaciones para contratar algún servicio telefónico o de Internet, informarse de los servicios que ofrecen o simplemente quejarse de altas de contratos fraudulentas, creen que mientras más tiempo te tengan en espera y en línea mejor para ellas y más beneficio obtienen, es todo lo contrario.

Las empresas de telecomunicaciones saben lo que tienen que hacer con respecto a sus propios trabajadores y sus clientes. A los trabajadores los intentan convertir en maquinas con inteligencia artificial programada por ellos mismos, donde inculcan frases absurdas e irrisorias, de las cuales deben pensar ellos mismos que están hechos unos gilipollas integrales. Respecto a los clientes, simplemente los tienen engañados, aunque en algunos casos ni eso mismo, porque tienen un lio tan grande formado que no pueden ofrecerle información al cliente, pensando de esta forma el cliente que lo quieren engañar, cuando nunca mas lejos de la realidad, simplemente no sabían ni que la ficha de esa persona existía.

Los clientes primero tienen que lidiar con los comerciales que llevan intrínsicamente en su personalidad el ser unos despechados mentirosos, engañan a los clientes les prometen falsas ofertas y le venden la moto de una forma sutil y elegante sin llegar a pensar que esas personas sufren para llegar a fin de mes, eso no importa. Después de dar de alta los contratos, cosa que es bastante fácil, incluso sin que el cliente haya facilitado ningún dato personal, es cuando llega el tortuoso camino de querer darse de baja de los servicios, eso ya es algo bastante más difícil. Todo son pegas, engaños, vacilaciones y mentiras llenas de impotencia. Las empresas de telecomunicaciones no pretenden tener al cliente el mayor numero de minutos posibles, pretende que llamen lo máximo posible, pues son el numero de llamadas lo que da beneficio a las empresas de telecomunicaciones, de esta forma, por eso hay tantas irregularidades y tantas cosas mal hechas a propósito, para que los clientes no dejen de llamar

Dentro de estas empresas hay varios tipos, la que es bueno no suele dar muchos problemas al cliente, pero la que es buena para si misma y no para el cliente suele dar demasiados. Recuerden que cuando llamen a estas empresas para cualquier cosa, cuando el teleoperador les dice que espere un momento y usted piensa que todo es un timo, una canción empieza a sonar y empiezas a maldecir el día en que contrataste algo con ellos o tal vez le dices a tu hijo que saque a Boby a mear que se esta meando en las cortinas, quizás alguien le este escuchando al otro lado de la línea y cuente esa anécdota entre sus amigos. Suerte señores clientes.

Noticias relacionadas

Chisteras y conejos

Dolores Delgado y Pablo Casado en desayunos de Europa Press

El día que Felipe VI conoció a Quevedo

Viajar en el tiempo ahora es posible gracias a los números romanos

Microcréditos

"Dale a un hombre un pescado y lo alimentarás por un día; enséñale a un hombre a pescar y lo alimentarás para toda la vida

¡Partidos, idos! (parte 3)

La operatividad representativa ha de ser complementada con una directa participación ciudadana

Indultos. No pueden detener la Justicia, pero la puentearán

“Devuelva la mosca, amigo, y deje en paz su sangre que harto la han de necesitar las chinches de su cama. Devuelva la mosca” .Evaristo Carriego
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris